La Cafeteria & Co
Hola !!! Bienvenidos a "La Cafeteria & Co" un

espacio de

amigos que nos reunimos para opinar, publicar y expresarnos

libremente en un ambiente de respeto y cordialidad.
La ultimas notas en TP
Sondeo

Para que usas internet?

Messi y sus amigos se ríen del Madrid FONDOq20%Messi y sus amigos se ríen del Madrid FONDOq2 0% [ 0 ]
Messi y sus amigos se ríen del Madrid FONDOq20%Messi y sus amigos se ríen del Madrid FONDOq2 0% [ 0 ]
Messi y sus amigos se ríen del Madrid FONDOq250%Messi y sus amigos se ríen del Madrid FONDOq2 50% [ 1 ]
Messi y sus amigos se ríen del Madrid FONDOq250%Messi y sus amigos se ríen del Madrid FONDOq2 50% [ 1 ]
Messi y sus amigos se ríen del Madrid FONDOq20%Messi y sus amigos se ríen del Madrid FONDOq2 0% [ 0 ]
Messi y sus amigos se ríen del Madrid FONDOq20%Messi y sus amigos se ríen del Madrid FONDOq2 0% [ 0 ]
Messi y sus amigos se ríen del Madrid FONDOq20%Messi y sus amigos se ríen del Madrid FONDOq2 0% [ 0 ]
Messi y sus amigos se ríen del Madrid FONDOq20%Messi y sus amigos se ríen del Madrid FONDOq2 0% [ 0 ]
Messi y sus amigos se ríen del Madrid FONDOq20%Messi y sus amigos se ríen del Madrid FONDOq2 0% [ 0 ]
Messi y sus amigos se ríen del Madrid FONDOq20%Messi y sus amigos se ríen del Madrid FONDOq2 0% [ 0 ]

Votos Totales : 2

Palabras claves

intoxicados  


Messi y sus amigos se ríen del Madrid

Ir abajo

11122011

Mensaje 

Messi y sus amigos se ríen del Madrid Empty Messi y sus amigos se ríen del Madrid




En el Bernabéu, el Barça se pudo levantar de un gol al inicio y armó una victoria gigante. El crack argentino, otra vez determinante.


Por Nicolás Castrovillari / Federico Bassahun
Messi y sus amigos se ríen del Madrid 326479-01-02.jpg_722325795
Socios desde la cuna. Lionel Messi, determinante en el primer gol y una de las figuras del juego en el Bernabéu, celebra con Cesc Fábregas el tanto del catalán, tercero de su equipo. Se formaron juntos en La Masía.

Hace unos días, en la previa del clásico, un estudio comparaba a Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. Era sobre el lenguaje corporal. No hace falta mucho análisis para darse cuenta de que son distintintos, bien distintos. Cuando habla con el cuerpo, y no con los pies, Leo suele encogerse de hombros y se toca continuamente la nariz; eso denota duda, timidez e intranquilidad. Cristiano, en cambio, suele estar siempre erguido para demostrar confianza en sí mismo con una sonrisa profesional que lo vuelve artificial. Características que saltan a la vista, casi sin necesidad de mucho análisis. Pero ayer, eso que uno y otro demuestran afuera de la cancha, se invirtió adentro. Messi comandó al Barcelona casi con arrogancia, sabiendo que es el mejor jugador del mundo, enojado por el mal comienzo de su equipo y corriéndose cuando su presencia no era necesaria que estuviera en el centro de atención. Es un líder que sabe delegar y elegir los momentos para aparecer.

Diferentes. Messi y Cristiano tienen un duelo particular. Son el centro del universo futbolístico. Llevan 53 goles en 2011 (Leo en 55 partidos y el portugués en 53). Pero cuando se enfrentan, la balanza se inclina para el lado del argentino. Con el Barcelona perdiendo a los 22 segundos del primer tiempo, Messi quiso enviar un mensaje: en las tres jugadas posteriores al gol del Madrid, agarró la pelota y gambeteó a no menos de tres jugadores. Acá estoy, pareció decir. Con la presión constante de los hombres de Mourinho, se retrasó hasta la mitad de la cancha a buscar la pelota. Y ahí empezó a crear. Corrió con la pelota, esquivó cuanta patada le intentaron dar y habilitó (es el líder de asistencias del equipo, con siete) al chileno Alexis Sánchez. Era el principio del fin del Madrid.

A Messi se le cortó una racha de cinco partidos consecutivos marcando goles en el Santiago Bernabéu en todas las competiciones. Habían sido siete en total. No fueron necesarios su tantos ayer, aunque los buscó sin cansancio hasta el final. Asistió en el primer gol de Barça e inició el segundo. Aún así, en los clásicos supera a Cristiano: Leo le marcó al Madrid 12 goles en los últimos 16 partidos que lo enfrentó; el portugués tiene dos en 13. Su actuación no estuvo a la altura del partido y los hinchas blancos lo silbaron cuando agarró la pelota con el 3-1 en contra.

En otro estudio antes del Clásico, en la web oficial de la Liga hicieron un análisis sobre las firmas de Leo y Cristiano en el Círculo Hispanofrancés de Grafología. “La firma de Ronaldo está llena de grandes movimientos, muy dinámicos. Le motiva que lo vean, gustar, hacerse notar”, explicaba en un video Isabel Lara, la analista. De Messi concluyó: “Su firma es pequeña, son gestos más controlados, es más cerebral”. Bien distintos, al igual que con su lenguaje personal. Pero ayer, adentro de la cancha, se invirtieron: el tímido y pequeño se hizo ingobernable y voraz.



El mejor equipo del mundo no resiste equivalencias

El Real Madrid vencía ya al Barcelona a los 22 segundos del primer tiempo. La estadística era, para el equipo que entrena José Mourinho, promisoria: las últimas 62 veces que había abierto el marcador, no había perdido, según descubrió la consultora Opta. Jugaba de local, encima. Además, aventajaba por tres puntos a su adversario (potenciales seis). Pero no. Ni así. El Real Madrid no puede contra el Barcelona que –con goles de Alexis Sánchez, de Marcelo en contra y de Cesc Fábregas– lo venció 3-1.

Iban, lo escrito, 22 segundos cuando Karim Benzema marcó el 1-0. El Barcelona recién había movido la pelota del medio. La tocó hacia atrás, hasta el arquero Víctor Valdés, que la pasó mal, interceptó Angel di María y, tras un remate impresentable de Mesut Özil que rebotó, Benzema definió. Pero el Barcelona rara vez se pone nervioso. El Real Madrid –que es un señor equipo de fútbol– lo presionó. Le discutió el monopolio de la pelota. Hasta que el Barcelona se asentó en la cancha. Entonces apareció Lionel Messi (otra vez: Iker Casillas ya le había atajado un remate), que aceleró, esquivo a dos defensas y asistió a Sánchez, que disparó cruzado.

Ya en el segundo tiempo, el Barcelona anotó el 2-1 (“de pura suerte”, como apuntó Mourinho después) cuando un remate de Xavi desde media distancia se desvió en Marcelo. Cristiano Ronaldo pudo empatar, pero su cabezazo –solo ante Valdés– salió desviado. Y el equipo que dirige Josep Guardiola es impiadoso y amplió la ventaja con una jugada made in Barcelona: pase de Messi hacia la banda, centro de Daniel Alves, gol de Fábregas de cabeza.

Así, la impotencia del Real cuando se enfrenta al Barcelona no es difícil de explicar.
Fuente:Perfil.com
Adri
Adri
Fundador
Fundador

Libra Gato
Mensajes : 2775
Reputación : 658
Fecha de inscripción : 12/01/2010
Edad : 67

http://lacafeteria.forumotion.com

Volver arriba Ir abajo

Compartir este artículo en : diggdeliciousredditstumbleuponslashdotyahoogooglelive

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.