La Cafeteria & Co
Hola !!! Bienvenidos a "La Cafeteria & Co" un

espacio de

amigos que nos reunimos para opinar, publicar y expresarnos

libremente en un ambiente de respeto y cordialidad.
La ultimas notas en TP
Sondeo

Para que usas internet?

0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
50% 50% [ 1 ]
50% 50% [ 1 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]

Votos Totales : 2

Palabras claves

intoxicados  


El problema de afeitarse en Cuba

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

09032012

Mensaje 

El problema de afeitarse en Cuba







Por Jaime Leygonier/ Hablemos Press.


La dificultad para afeitarse es uno de los "logros de la Revolución" cubana, caracterizada por la pésima calidad de las cuchillas de afeitar que importa y la dificultad para todo que genera en su ineficiencia. Escribo tras las consecuencias de descuidar rasurarme por tres días.

Las cuchillas son de dos tipos: Las imitaciones de Gillets plásticas con dos pequeñas cuchillas fijas, que venden las tiendas por dólares a 50 o' 70 centavos y a 10 pesos cubanos los vendedores de tablero en su portal y las cuchillas removibles de dos filos modelo de los años 60, que los ancianos compran en tiendas por pesos y venden en la calle a 10 pesos.

Ambas se agotan pronto en las tiendas, compradas por ancianos ganapanes y vendedores de tablero, que en su lucha por la supervivencia así imponen al resto de la población un impuesto por la escasez.

Para afeitarme el 29 de febrero estrené una maquinita nueva que compré expresamente el día anterior. No todos pueden, fue mi lujo, otros lujos están lejos de mi alcance como !crema de afeitar! y brocha de afeitar (las brochas, a veces las venden en tiendas por dólares pero se desencolan enseguida).

Según experiencia, durante largo rato ablandé mi barba con agua caliente; al no tener brocha, me la jaboné con el jabón directamente y la maquinita nueva la pasé y repasé por mi cara sin conseguir rasurarme.

Paciencia, más agua caliente, nuevo repaso, nuevo palparme las mejillas para comprobar que los cañones seguían allí hasta que comprobé que pasaba la tenue frontera cubana entre rasurarse y desollarse, pero no quise claudicar.

Podría quedarme patilludo como el Dr. House, pero imposible así con las mejillas y mentón como tablero de ajedrez, ni irme a la calzada a medio afeitar para comprarle a algún viejito una navaja del otro tipo.

Recordé que mi difunto padre conservaba en su armario una de las antiguas, poco usada, la busqué, la encontré y la usé en la maquinita de los años 60.

Nueva repetición de la operación de tratar de afeitar y comprobar que quedaban los cañones; pero la perseverancia rindió fruto: Conseguí rasurarme, no sin peladuras en la piel, pero milagrosamente sin cortadas. Bueno, porque para las cortadas no hay papel sanitario, sino de periódico y menos hay venditas.

(Tengo agua de colonia -otro privilegio por dólares- y lo pensé media hora antes de aplicármela y sufrirla).

Perdonen que testimonie pequeñez tan superficial, pero la vida está hecha de pequeñeces y todas en Cuba -"Faro de América", "Ejemplo de justicia social"- son dificultades cotidianas, repetitivas; a uno le parece vivir en uno de esos sueños trabajosos de los que se desea despertar, cuando no se hace pesadilla.

La pesadilla cotidiana podría ser una buena razón para que no existan ya las navajas de barbero que rasuraban bien pero sirven para degollarse, otra razón podría ser que no hay amoladores -pero la razón auténtica es que es de la peor calidad todo lo que vende al pueblo este "gobierno del pueblo".

Y como en estos días han diluviado sobre Cuba intelectuales extranjeros en congresos ecológicos, sexológicos, etc. y funcionarios de la ONU, pregonando los progresos maravillosos de Cuba y repitiendo las cifras de desarrollo -superiores a las de Malasia- de éste "tigre del Caribe", si yo tuviera poder mágico..:

Los pondría a vivir por varios meses como un cubano, sin los privilegios y paseos para los extranjeros "amigos de Cuba", en esta economía floreciente donde el salario es simbólico, a hacer colas, amontonarse en las guaguas y pasar hambre en la sociedad que declaran tan justa, y por supuesto:

A comer esa comida que no es comida, afeitarse con esas cuchillas que raspan y a secarse con nuestras toallas que no secan -hechas con fibras de nilón. Hasta Frei Betto se volvería "contrarrevolucionario".

Tendría que usar magia muy fuerte, porque esos personajes lo imaginan, o lo saben, pues se cuidan mucho de no quedarse en esta Cuba que tanto propagandizan desde sus sociedades capitalistas cuyas comodidades y derecho a la libre expresión disfrutan y no quieren abandonar por vivir en el socialismo cubano.

En mi sociedad, que ellos pretenden explicar al mundo "porque los medios tergiversan la realidad cubana", me propongo no quedarme más nunca sin afeitar durante tres días, pero… Con la piel tan raspada ¿cómo me podré afeitar mañana?
Fuente:http://www.cihpress.com/
avatar
Adri
Fundador
Fundador

Libra Gato
Mensajes : 2775
Reputación : 658
Fecha de inscripción : 12/01/2010
Edad : 66

http://lacafeteria.forumotion.com

Volver arriba Ir abajo

- Temas similares
Compartir este artículo en : diggdeliciousredditstumbleuponslashdotyahoogooglelive

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.