La Cafeteria & Co
Hola !!! Bienvenidos a "La Cafeteria & Co" un

espacio de

amigos que nos reunimos para opinar, publicar y expresarnos

libremente en un ambiente de respeto y cordialidad.
La ultimas notas en TP
Sondeo

Para que usas internet?

0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
50% 50% [ 1 ]
50% 50% [ 1 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]

Votos Totales : 2

Palabras claves


Al burro y otros animales que nos ayudaron

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

25082014

Mensaje 

Al burro y otros animales que nos ayudaron




Al burro y otros animales que nos ayudaron

Como ahora de conmemora el centenario de un famoso burro (que aún no lo era puesto que era un pollino) y el que inmortalizara nuestro Premio Novel (“Platero y yo”: 1914 y 1917) y teniendo en mente el artículo que hoy escribo, me pongo a realizarlo para tratar de decir lo mucho que debe la Humanidad a este abnegado auxiliar que tanto ayudó al hombre en enormes áreas de este ancho mundo, al que llevó consigo incluso como algo imprescindible en sus viajes e inmigraciones; y el que aún hoy emplea en cantidades enormes, en los denominados países pobres o subdesarrollados. También aún los hay salvajes y se mantienen en parques naturales.
Mucha gente no tiene ni idea de lo que fue ese animal para el hombre; al que ayudó incluso como “topógrafo”; puesto que en épocas en que no había tantos adelantos como hoy, el campesino trazaba sus caminos de herradura en terrenos quebrados o montañosos, simplemente poniendo un burro delante y haciéndole caminar cuesta arriba “a su aire”. El burro por propia “sabiduría animal”, ya buscaba las partes más practicables y en menor pendiente para ir subiendo cotas de nivel; el arriero o arrieros que trazarían el camino, simplemente iban tras del jumento, clavando estacas en el suelo a distancias apropiadas y sobre todo en las curvas o vueltas; luego pasaban a allanar y hacer más practicable el paso de acémilas y viandantes por aquellas iniciales veredas. De esta forma tan original se trazaron infinidad de caminos que luego se irían ampliando a medida de las necesidades de los caminantes o viajeros posteriores… “pero el ingeniero de aquellos caminos fue un burro, no un caballo, ni una vaca o mulo… un burro”; tristemente la palabra burro se asoció al elemento bruto, al carente de inteligencia; y nó, el burro la tiene. Incluso para orientar a su amo si el agua que hay a mano para beberla, es potable o no lo es… “si el burro bebe de ella, beba también el hombre y resto de sus animales, el burro actuó como un laboratorio de biología”.

Y sobre todo el burro, tiene una fuerza notable para su tamaño y una docilidad enorme y servicial en extremo… yo he visto en el norte de África, arar a un burro (o burra), uncido a un arado romano y cuyo compañero de tiro, era un dromedario; y ambos animales tan dispares en tamaño y alzada, e igualmente en carácter animal eran emparejados para un trabajo conjunto. Aquel labriego marroquí los manejaba apaciblemente arando aquel árido campo en que yo los observé, el tiempo suficiente como para dejar luego una estampa, que consta en el relato que hice de aquel viaje a Marruecos, que tan interesante me resultó, por cuanto era un mundo totalmente diferente al europeo y sólo dista de Europa, los catorce kilómetros que hay entre la Punta de Tarifa en la provincia de Cádiz y la costa africana que se ve enfrente; y son dos mundos tan diferentes por culpa de las dos religiones que terminaron por conformarlos y que los han mantenido y mantienen, más como enemigos que como “hijos de un mismo Dios, El que si los observa, se partirá de risa viéndolos perder el tiempo en cosas tan poco consistentes, como son dogmas, ritos y demás zarandajas”.
Como a partir de mediados del pasado siglo, la agricultura se empezó a mecanizar; ello fue el motivo para que burros, mulos y muchos caballos, desaparecieran de sus ancestrales trabajos agrícolas… e inmisericordemente pasaron a convertirse todos ellos en “carne de caballo vendida en las carnicerías y para consumo humano”; por todo ello y sobre todo el burro y el mulo (cruce de burro y yegua o de caballo burra) casi han llegado a desaparecer; y el hombre los ha olvidado casi totalmente. Las nuevas generaciones es que no tienen ni puta idea de todo ello.
En Andalucía, en la provincia de Córdoba y concretamente en la localidad de Rute; personas responsables y sensibles; y asumiendo esa enorme deuda, iniciaron y siguen manteniendo una reserva de burros, para que la especie no se extinga en España y allí fueron recogiendo “todos los burros y burras que pudieron recuperar”, manteniendo hoy una población que sirve para asegurar que la especie no desaparezca, puesto que pueden surtir ejemplares a otras latitudes. Ver aquí; haciendo observar que en la actualidad pasan apuros y puede desaparecer: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Al parecer el ejemplo cundió y ya hay otras asociaciones en España que se ocupan de que “el noble jumento” no desaparezca, puesto que conviene saber que España en su rica variedad en todo, contamos con varias razas diferentes de asnos. Más detalles pueden encontrarlos aquí: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Todo ello lo que nos demuestra es la docilidad de este animal, que a quién más ha ayudado ha sido al hombre pobre, al que como mucho podía adquirir a un humilde jumento para que le ayudase en sus duras labores; aunque también intervino con pleno éxito, en la legendaria “Ruta de la Seda”; que unía China con Europa, transitando con valiosas cargas de aquellas mercancías que llegaban de Oriente.
Yo he de recordar las recuas de arrieros que yo vi desde niño, y que servían como transporte urbano y de cercanías para múltiples cometidos; de lo que yo fui testigo y que hoy recuerdo con cierto sabor que ahora no sé definir. También y que de niño, junto a mi inolvidable abuela materna… “yo hice viajes en burra que nunca olvidaré por cuanto me enseñaron entonces”.
Por todo ello… sí; habría que tener en cada pueblo un monumento a ciertos animales, mulo, caballo, vaca, oveja, cabra y alguno otro… y presidiéndolos todos el burro o burra como culmen de todos ellos y por cuanto (reitero) ayudó al hombre y sobre todo… “al hombre pobre para que éste lo fuese mucho menos”.

Finalmente, recordemos que fue este animal el que sirve de vehículo de entrada triunfal en Jerusalén, a Cristo… que no pidió “lo cambiasen por un caballo”.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] (aquí mucho más) y [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Antonio García Fuentes
Miembro distinguido
Miembro distinguido

Mensajes : 1965
Reputación : 67
Fecha de inscripción : 08/11/2010

Volver arriba Ir abajo

- Temas similares
Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.