La Cafeteria & Co
Hola !!! Bienvenidos a "La Cafeteria & Co" un

espacio de

amigos que nos reunimos para opinar, publicar y expresarnos

libremente en un ambiente de respeto y cordialidad.
La ultimas notas en TP
Sondeo

Para que usas internet?

0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
50% 50% [ 1 ]
50% 50% [ 1 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]

Votos Totales : 2

Palabras claves

intoxicados  


LA ARRUINADA ESPAÑA “El que la sigue la consigue y el que la sigue la mata”: Se puede aplicar el dicho popular, a la actuación de los dos últimos y

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

13042015

Mensaje 

LA ARRUINADA ESPAÑA “El que la sigue la consigue y el que la sigue la mata”: Se puede aplicar el dicho popular, a la actuación de los dos últimos y




LA ARRUINADA ESPAÑA

“El que la sigue la consigue y el que la sigue la mata”: Se puede aplicar el dicho popular, a la actuación de los dos últimos y nefastos presidentes de gobierno que hemos padecido en España… José Luís Rodríguez Zapatero (el devastador) y Mariano Rajoy Brey (el hipotecador del resto de lo que dejó “el devastador”). Y se pueden aplicar estos calificativos, puesto que el primero, destruye casi todo lo que toca (hundió su propio partido), ya que incluso y tras hundir la economía española, quiso “abrir de nuevo” las terribles heridas de la última guerra civil española (1936-1939 “hubo muchas más en este desgraciado país”) las que “sellamos como asumidas” los españoles, cuando nos dejaron votar la primera vez para elegir gobiernos; ya que metafóricamente, “mandamos a la mier** tanto a las izquierdas como a las derechas y elegimos aquel centro de Adolfo Suárez, que no por fallido, sigue siendo el camino a seguir”; aparte de ello, éste inútil total, después de ser echado como tal y a través de las urnas; hoy y pese a que lo estamos manteniendo con unos gastos principescos; en vez de sumirse en el anonimato que merece, anda “removiendo nuevos y viejos fangos”, posiblemente buscando el volver a unas primeras líneas políticas, que “los dioses no permitan en bien de todos los españoles”. Y el actual y “cuasi déspota”(Rajoy) que lo heredó y al que los siempre inocentes votantes españoles, “le dimos” un poder que no mereció en absoluto, se dedicó a mantener su poder a costa de endeudar a los españoles hoy vivos y a generaciones de los que aún ni han nacido; con una tan brutal deuda pública, que ya han sentenciado eruditos en el tema, como impagable, por cuanto España no puede producir recursos soportables para pagarla… y en vez de haber dimitido hace tiempo y no permitir, “la tirantez actual y que cada vez se acentúa más”… haber disuelto el parlamento y convocar elecciones hace mucho tiempo, se mantiene en su “despotismo o en el, después de mí el diluvio”; y sigue destruyendo lo que aún de sólido pueda quedar en esta esquilmada, robada y devastada España, cuyos nuevos dueños han llegado a ser, una especie de “casta de mercenarios”, que apropiándose de todos los recursos nacionales y manejando igualmente a su capricho los de particulares, han sumido a gran parte de la población española, simplemente en la miseria y sin esperanzas para salir de ella en mucho tiempo; empobreciendo igualmente a los antes considerados, ricos, riquillos, economías medias o clases medias, profesionales, e incluso a los que con su juventud aspiran a nuevos puestos de trabajo digno (universitarios y profesionales múltiples); se han ido (millones ya otra vez y como en los peores tiempos de la dictadura militar de Francisco Franco Bahamonde) huyendo de esta “esterilizada (que no estéril) España actual; cuyos beneficios se han llevado y se siguen llevando, “propios y extraños” a depositarlos en paraísos fiscales, ya que este ejército de miserables, no quiere ni tributar en España, aquí los presupuestos los tiene que sufrir el pueblo residente en España y la deuda pública, que sigue creciendo, por cuanto ningún gobernante en los últimos cuarenta años, se ha preocupado de aplicar una economía “normal y sostenible”; habiéndonos llenado de parásitos inútiles, que van desde el “Zapatero arriba indicado y resto de presidentes y políticos jubilados y cobrando pagas que no merecen en absoluto… a los ejércitos de enchufados, colocados en los infinitos “enchufes” que crearon en una brutal e insostenible nomenclatura oficial, “que ha sido la puntilla, para acabar con este actual toro ibérico, que como suele ocurrir en la fiesta de los toros, muchos de ellos, suelen ser apuntillados cuando no mueren por la estocada con la que los quiere matar el torero”.
Corto aquí, aun pudiendo seguir muchos folios más; y les dejo, el preámbulo de lo que D. Roberto Centeno ha escrito últimamente, “como lapidario texto dedicado a España”; y como les dejo la dirección, lean el resto y juzguen por ustedes mismos; comprobarán que yo y como siempre, me quedo corto. Veamos.
********************

“El déspota provinciano Rajoy prefirió arruinar el futuro de la nación contrayendo una deuda monstruosa a pedir un rescate que le obligaba a un recorte drástico del gasto político, de las redes clientelares, de las subvenciones a los oligarcas y de la corrupción de la que él y el PP han sido beneficiarios principales, algo a lo que no estaba dispuesto porque constituye la base misma de su poder. “Nos negamos a salir de la crisis a expensas de los pensionistas, de los parados o de la caja de la Seguridad Social”. No cabe más desvergüenza ni mayor miseria moral. A Rajoy le importan un pimiento los pensionistas, los parados, el haber expoliado a la clase media o haber llevado a millones a la pobreza y la exclusión social. (Roberto Centeno 02-03-2015 “El Confidencial)…
¿Por qué nadie puede confiar en Rajoy?
El actual presidente del Gobierno ha llevado a España al borde del abismo político, económico y social, lo que será su fin, pero el daño que ha hecho durará generaciones
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Rajoy es un presidente, además del más inculto de Occidente (1), al que importan un pimiento los ciudadanos y la nación. No es un líder político, sino un mero jefe de aparato de poder estatal a quien solo le interesa conservar el mando, y cuyos pilares son el mantenimiento de una gigantesca red clientelar y el favor de los oligarcas. A Rajoy le cayó del cielo –no por mérito propio, sino por el desastre de su predecesor y la nefasta Ley d´Hont, que con solo un 5,2% más de votos le dio casi un 20% más de escaños– la mayor cuota de poder autonómico, local y estatal de la que jamás ha gozado un presidente de Gobierno desde la Transición. Todo estaba en su mano: la regeneración política y moral, la reducción drástica del despilfarro y la corrupción, la creación de empleo (el de verdad, no los empleos basura de 600 euros) o la recuperación de competencias como la educación y la sanidad, que nunca debieron perderse.
No solo no ha hecho lo debido cuando todo, absolutamente todo, estaba a su alcance, sino que ha hecho justo lo contrario. Durante los más de tres años de legislatura ha echado la culpa de su desastrosa gestión a la herencia de Zapatero y a lo que se encontraron al llegar, que “no sabían que existía”. De todas sus mentiras –Rajoy no ha dicho una sola verdad desde que tomó la primera comunión– esta es la mayor con una gran diferencia. En septiembre de 2011, en el programa de Carlos Cuesta La vuelta al mundo, coincidí con Cristóbal Montoro (Ministro de Hacienda), que siempre me recuerda los tiempos en que le enseñaba Estructura Económica. Me hizo un análisis claro de la situación, y lo que es más importante, las medidas que iban a tomar para darle la vuelta –que eran las adecuadas–.
Sabían que el déficit era mucho mayor que el que decía Zapatero, y concretamente del 9,4%; que el gasto autonómico y local estaba fuera de control; que había que cerrar la mitad de las empresas públicas, algo que Rajoy prometió también falsamente durante la campaña; que de los 3 millones de empleados públicos solo 700.000 lo eran a través de unas oposiciones limpias y transparentes, etc. etc. Lo sabían todo; no hubo, como falsamente afirmaron después, sorpresa alguna. Y Montoro sabía lo que había que hacer. Bajar los impuestos sería lo primero para incrementar la renta disponible de las familias y dinamizar el consumo. Acabar con el despilfarro y la corrupción sería lo segundo. “Enviaré a los hombres de negro –me dijo Montoro– a todas aquellas CC.AA. que no cumplan el déficit”.
********************
“El precio de desentenderse de la política es el de ser gobernado por los peores hombres”: Platón
Hobbes dejó escrito, que si una realidad no se encara puede tener perturbadoras consecuencias. "Las obligaciones del súbdito con el Estado duran lo que dura la capacidad de éste para protegerle. Ni un minuto más", sugería el filósofo inglés.
Casi todos podemos soportar la adversidad, pero si queréis probar el carácter de un hombre, dadle poder. (Abraham Lincoln)
“Está claro que la gente no entiende el sistema monetario y bancario, porque si lo entendiese creo que habría una revolución mañana por la mañana”. (Henry Ford lo dijo en 1922)
POLÍTICA Y JUSTICIA: "La ley es como una red que atrapa las moscas y deja pasar a los pájaros". La política se creó para "legalizar" la corrupción. (Anacarsis. siglo VII a.C.)

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] (aquí mucho más) y [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

(1) "Ese (Rajoy) no ha leído un libro en su vida, ¿alguna vez lo has visto en un acto cultural? ¿En un estreno teatral? ¿En la ópera?". Arturo Pérez Reverte en su última novela, Hombres buenos.


Antonio García Fuentes
Miembro distinguido
Miembro distinguido

Mensajes : 2030
Reputación : 67
Fecha de inscripción : 08/11/2010

Volver arriba Ir abajo

- Temas similares
Compartir este artículo en : diggdeliciousredditstumbleuponslashdotyahoogooglelive

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.