La Cafeteria & Co
Hola !!! Bienvenidos a "La Cafeteria & Co" un

espacio de

amigos que nos reunimos para opinar, publicar y expresarnos

libremente en un ambiente de respeto y cordialidad.
La ultimas notas en TP
Sondeo

Para que usas internet?

0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
50% 50% [ 1 ]
50% 50% [ 1 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]

Votos Totales : 2

Palabras claves


PRIMERAS COMUNIONES ¿RELIGIÓN, NEGOCIO, LUCIMIENTO?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

15052015

Mensaje 

PRIMERAS COMUNIONES ¿RELIGIÓN, NEGOCIO, LUCIMIENTO?




PRIMERAS COMUNIONES ¿RELIGIÓN, NEGOCIO, LUCIMIENTO?

Cuándo a mí me obligaron a hacerla (1945) aquí en España eran época de misiones y de una gran propaganda del catolicismo; las prédicas de aquellos curas vestidos de negro intenso, eran aterradoras por “los castigos infernales con que nos amenazaban a los pecadores”; tan fue así que a mí me traumatizaron de tal manera, que aun siendo tan pequeño, yo decidí “prescindir de un Dios tan terrorífico” y aunque la hice; mi vestimenta fue una camisa blanca y un pantalón corto, zapatos y calcetines no recuerdo de qué colores salvo el blanco ya dicho; y “los adornos fueron prestados por una señora a la que se le había muerto su único hijo, y que fue el que los lució de estreno. El Ágape, fue una taza de chocolate y algunas magdalenas, visitas al fotógrafo, a los más allegados de la familia, que me dieron “unas pesetas”; y por la tarde a jugar con el resto de chiquillos que participábamos en aquellos juegos, de familias pobres o en la miseria, consecuencia de la aún reciente guerra civil, que dejó España “devastada”.
Era el común de la inmensa mayoría de niños y niñas españoles de la época… pero cuando llegó la prosperidad de la segunda época de Franco… se desmadró todo; y en poco tiempo se llegó… “a las bodas actuales”, puesto que si estos festejos se parecen en algo a las prédicas de Jesús el Galileo, “yo debo ser de otro planeta u mejor aún… de una muy lejana galaxia”. El caso es que en mi tierra, algún obispo quiso llamar al orden “al rebaño”, pero tocar “el orgullo hispano” y “el yo más”, ya contagiado a “las tiernas criaturas”, eso aquí es imposible, no sé si lo será en otros países mucho más imbuidos en lo que debiera ser “el cristianismo cristiano”.

Aun cuando he escrito más de una vez de este tema, pero ya lo había dejado por imposible, y si no es por un artículo escrito y publicado en una revista católica y un hecho presenciado por mí el pasado domingo, no lo hubiese tocado de nuevo: explico ello y que cada cual diga lo que quiera… “a mí ya todo o casi todo me es indiferente; ya estoy en el último andén y muy cansado, esperando el tren final”.
El artículo es el que sigue y que reproduzco: “Niñas de primera comunión: ¡Ah! pero, ¿tú crees en Dios?: Es preocupante que niñas de 10 años se manifiesten ateas, pero aún lo es más que no conciban que alguien pueda creer. Y que sí conciban que alguien mienta con una eucaristía sacrílega, sólo para lucir vestido. Ocurrió el pasado domingo en la madrileña Casa de Campo. Una niña vestida de primera comunión celebra eso, su primera comunión, con amigas y familiares. Las protagonistas del suceso tendrán, calculo, 10 años, quizás nueve. Una de las amigas se dirige a la protagonista del acto y, con cierta expresión de repugnancia -es decir, con cara de adulto- le espeta: -¿Pero tú crees en Dios? La interrogada se señala el traje y responde: -Claro, si he hecho la Primera Comunión es porque creo en Dios. Una tercera interviene en nombre de la coherencia atea: -Pues como yo no creo en Dios no pienso hacer la comunión. Es preocupante que los niños no crean en Dios porque a esa edad no puede pedírseles una fe razonada: digamos que siguen la estela de sus padres y de su ambiente. En plata: que si una niña se confiesa atea a los 10 años es porque lo ha mamado en casa. Pero aún es más preocupante la infantil agresividad de la primera de las ateas, quien consideraba que su amiga, o prima, o vecina, había hecho una primera comunión hipócrita, de mentirijillas, supongo que por lucir traje, con la ocultación expresa de una radical -todo en la infancia es radical, afortunadamente- negación del Dios Creador y redentor. Eso es más preocupante, porque, ¿qué generación estamos creando? Un espejo de la nuestra, sin duda. Y entonces, ¿qué generación somos? Eulogio López” - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] (Hispanidad es un periódico católico).
El otro hecho, presenciado por mi sobre la celebración de una primera comunión lo resumo así… “Y estábamos sufriendo lo indecible, viendo la “muy moderna estampa gamberril”, de una decena, de niños de entre ocho y diez años, que pisoteaban los minúsculos jardines, entreteniéndose en pulsar constantemente en sus correteos, el pulsador de la fuente de agua para beber que allí hay, tomando buches de la misma y echándoselos unos a los otros; lo que llegó a ocasionar un riachuelo de agua corriente y potable, que discurría por la calle tras rebasar la placita. Requerimos a alguno de aquellos “trotones incontrolados”, con educación y seriedad, diciéndole a alguno, si “sus maestros no les enseñaban el valor del agua potable”; nos miraron como a “bichos raros”, siguieron con sus alocados correteos, tirando de paso, los desechos que portaban consecuentes del “banquete” de una primera comunión cristiano-católica, que allí en un restaurante se celebraba, lo que también sirvió para dejar suciedad de restos de envueltas y algunos envases de helados y cosas así por el suelo (la plaza cuenta con tres papeleras y contenedores de basuras que son ignorados)… ¿Los padres de las criaturas? Ya eran casi las seis de la tarde y estaban, en el culmen del banquete, tomando alcohol en forma de “cubas libres o no libres” y similares; no les importaban sus hijos, o al menos no demostraron preocupación alguna y cada cual siguió con “sus faenas”.
En mi tierra “las comuniones” muchas veces son negocios previstos como tales, puesto que como en las bodas, se regala dinero contante y sonante a los contrayentes y suele rebasar con creces, lo recaudado, a lo por pagar del ágape; lo que unido a todo lo demás del boato y lucimiento, ha ido aumentando hasta grados que hay que verlo para creerlo.
Por mi parte y aun cuando mis tres hijos la hicieron (“cualquiera se enfrenta a una madre en sentido contrario”) pero de siempre y tras mi soledad tras mi primera comunión y donde me encontré “sin Dios”; luego lo encontré simplemente mirando mi entorno y “lo que rodea al planeta”; pensé que entrar “en una comunión tan seria, como debe ser el elegir religión”, no es cosa de niños, ni mucho menos, por tanto entiendo absurdos estos hechos, que como costumbre se han arraigado en la peor de sus formas, puesto que y terminando… ¿Acaso Cristo dejó dicho algo sobre ello y como obligación para niños que ni saben aún donde “están en pie”? ¿Entonces qué?


Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] (aquí mucho más)

Antonio García Fuentes
Miembro distinguido
Miembro distinguido

Mensajes : 1942
Reputación : 67
Fecha de inscripción : 08/11/2010

Volver arriba Ir abajo

- Temas similares
Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.