La Cafeteria & Co
Hola !!! Bienvenidos a "La Cafeteria & Co" un

espacio de

amigos que nos reunimos para opinar, publicar y expresarnos

libremente en un ambiente de respeto y cordialidad.
La ultimas notas en TP
Sondeo

Para que usas internet?

0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
50% 50% [ 1 ]
50% 50% [ 1 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]

Votos Totales : 2

Palabras claves


EL TERRIBLE SIGLO XIX EN ESPAÑA Desde que muere Carlos III, único rey Borbón , digno de ser recordado por los españoles y a los que quiso hacer avanzar ostensiblemente, aunque de ellos llegase a afirmar lo siguiente… “son como niños; lloran cuando los l

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

19102015

Mensaje 

EL TERRIBLE SIGLO XIX EN ESPAÑA Desde que muere Carlos III, único rey Borbón , digno de ser recordado por los españoles y a los que quiso hacer avanzar ostensiblemente, aunque de ellos llegase a afirmar lo siguiente… “son como niños; lloran cuando los l




EL TERRIBLE SIGLO XIX EN ESPAÑA

Desde que muere Carlos III, único rey Borbón , digno de ser recordado por los españoles y a los que quiso hacer avanzar ostensiblemente, aunque de ellos llegase a afirmar lo siguiente… “son como niños; lloran cuando los lavan”. Es claro que “la mugre” a que tan avanzado monarca se refería, era a todo el atraso ancestral que acumulaban aquellos españoles de su tiempo y debido a su embrutecimiento que tristemente “aún hoy colea”. Y es que muerto este gran rey, le van a suceder una serie de “descendientes”, tan degenerados que culminan con la calificación papal de la impuesta Isabel II, a la que “cariñosamente el papa Pio nono, la califica así… “Es puta, pero piadosa ”. Y he dicho impuesta por cuanto el canalla de su padre (“el rey felón”) saltándose la ley Sálica, la impuso como heredera, para que rigiera el reino y sus colonias (aún muy abundantes) durante nada menos que 35 años, lo que dio lugar a que murieran gran cantidad de españoles, en guerras fratricidas o guerras “carlistas”, que se desencadenaron para apoderarse del trono y sus riquezas.
El “gran drama” de ese siglo, empieza a fraguarse con la entrega de España al hasta entonces invicto Napoleón, cosa que hace el también “degenerado” abuelo de la citada reina (Carlos IV). Napoleón termina por imponer a su propio hermano (José I o José Bonaparte) como rey de España y con el que posiblemente, España y los españoles, hubiesen podido avanzar mucho más que con los inútiles y degenerados Borbones ya citados; puesto que no olvidemos que Napoleón regeneró hasta a su propia Francia, imponiendo normas y leyes, que aún hoy han de estudiar los profesionales de la Justicia y los que aspiran a dirigir a los pueblos, o políticos que son o aspiran a ser estadistas de verdad.
Pero aquí siempre se tuercen las cosas y se termina por enardecer a un pueblo bastante idiota, al que le presentan “al francés”, como el peor de sus enemigos y lo lanzan contra esa invencible máquina de guerra cual fue la napoleónica; a la que e inexplicablemente, la someten a un jaque constante (“guerra de guerrillas, que son otro invento español”) e incluso llegan a vencerlos por primera vez en batalla regular y militar, en los campos de Bailén; que es donde se demuestra que Napoleón es “vencible”.
Consecuencia de ello, es que los que al final van a seguir gobernando, son los mismos de antes y que se inventan aquello de “guerra de la independencia”; cuando la realidad es que al pueblo lo vuelven a encadenar, en una dependencia terrible y de la que no va a salir (si es que aún hoy ha salido) en los siglos venideros, puesto que sigue dominando una clase o castas que no les interesa que el pueblo, “piense, deduzca y progrese por su propio impulso o inteligencia”; vuelve pues el oscurantismo más atroz.
Los recursos que genera España, siguen siendo consumidos en su mayor parte, por los tres estamentos de siempre… “realeza, nobleza e iglesia católica”; únicos dueños y señores del conjunto nacional, que simplemente va vegetando y sucumbiendo de guerra en guerra, hasta llegar a la peor de todas que ya tiene lugar de 1936 a 1939; si es que aquí acabaron las guerras alguna vez; puesto que aún después de muerto Franco y cuarenta años después; siguen catalanes, vascos y algunos otros, queriendo “partir o repartirse” parte de España; lo que demuestra… “la mala leche o cosa peor de una parte de los que nacidos en España, se niegan a reconocerse como españoles”, pero robando todo lo que pueden y más.

Isabel II, que se afirma fue ninfómana; siguiendo sus apetitos, se buscaba “consuelo” en todo aquel que le gustaba, fruto de ello fueron una docena de partos de hijos bastardos (“el marido tendía a todo lo contrario”) entre los que le nace, el que luego van a imponer como nuevo rey (Alfonso XII).
Seguirá habiendo guerras, hasta que se pierden las colonias. Habrá amortizaciones de bienes y “tierras que poseen los denominados manos muertas”; pero en vez de todo ello revertir en el pueblo para que tenga algunos bienes, al final recaen en los que ya son ricos o apostados en los lugares idóneos de la política; por lo que las masas muertas de hambre y llenas de todo tipo de miserias, siguen “inalterables”.
Surge una república que es un desastre; tras ella un nuevo monarca de “otra familia real”; el que tras corto espacio de tiempo, se marcha voluntariamente echando pestes de España y los españoles, dejando un discurso de bochorno; se trata de Amadeo I de Saboya y ese discurso lo pueden leer puesto que está en la red.
A trancas y barrancas se llega al siglo XX; un rey que en un momento crucial huye cobardemente (Alfonso XIII) y deja a los españoles, en la peor de las tragedias, de las muchas que hemos padecido (guerra civil 1936-1939); antes de ello una segunda república que igualmente es un rotundo fracaso.
Antes y después de ella, dos dictaduras militares, que curiosamente va a ser cuando el trabajador que sólo tiene sus manos “como riqueza”… va a poder comer todos los días e incluso prosperar muchos de ellos y reunir riqueza considerable.
Y tras los casi cuarenta años de la última dictadura y otros cuarenta más de un nuevo sistema que nos dicen es democrático; terminamos en “este potaje” hediondo, donde y de nuevo, se cuecen a fuego lento, “los siempre durísimos garbanzos españoles”… que nos sitúa de nuevo en un volver a empezar de nuevo… “Lo que sea”.


Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] (aquí mucho más)

Antonio García Fuentes
Miembro distinguido
Miembro distinguido

Mensajes : 1965
Reputación : 67
Fecha de inscripción : 08/11/2010

Volver arriba Ir abajo

- Temas similares
Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.