La Cafeteria & Co
Hola !!! Bienvenidos a "La Cafeteria & Co" un

espacio de

amigos que nos reunimos para opinar, publicar y expresarnos

libremente en un ambiente de respeto y cordialidad.
La ultimas notas en TP
Sondeo

Para que usas internet?

0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
50% 50% [ 1 ]
50% 50% [ 1 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]

Votos Totales : 2

Palabras claves


LAS MINORÍAS FANÁTICAS SON LAS QUE DOMINAN Y generalmente lo hacen los grupos que emplean la violencia en todos sus grados, ante la indiferencia primero, del resto de la población, violencia que luego se transforma en miedo o terror, lo que facilita la

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

25112015

Mensaje 

LAS MINORÍAS FANÁTICAS SON LAS QUE DOMINAN Y generalmente lo hacen los grupos que emplean la violencia en todos sus grados, ante la indiferencia primero, del resto de la población, violencia que luego se transforma en miedo o terror, lo que facilita la




LAS MINORÍAS FANÁTICAS SON LAS QUE DOMINAN

Y generalmente lo hacen los grupos que emplean la violencia en todos sus grados, ante la indiferencia primero, del resto de la población, violencia que luego se transforma en miedo o terror, lo que facilita la labor a los que sin escrúpulos han sabido organizarse hasta llegar a ese grado, en que el aparato terrorífico que han logrado, se encarga de todo lo demás; llegándose al grado en que “ya nadie se fía de nadie y es el propio terror el que como motor autónomo se encarga de que el mal continúe su expansión por espacios y tiempo ni imaginados siquiera”.
Entiendo que ello se produce por cuanto “el hombre/mujer-masa, es lo que siempre ha abundado y sigue abundando en este pobre mundo”; ese individuo no piensa y menos deduce; necesita (vitalmente para él) el que alguien lo conduzca, que lo guíe, que le proporcione los medios de subsistencia que él por sí sólo no cree poder obtener y así, se somete voluntariamente a la voluntad de otro; que siempre será uno sólo, el que ha sabido captar a los primeros seguidores inculcándoles lo que él ha madurado “en su caletre” como doctrina salvadora, de progreso, e incluso de gloria a disfrutar en “la otra vida”, como compensación a los “servicios que tendrá que prestar en la presente por la obtención de esa causa a la que ha sido abducido, convirtiéndolo en un fanático más, que fuera de “su enfermedad” no verá nada más que enemigos”.
Eso es lo que ocurre en ese nuevo movimiento surgido bajo, “el manto del profeta Mahoma, el que si hoy viviera, seguro que su Corán, lo escribiría de forma diferente, puesto que los tiempos lo son y distan mucho del S. VII en que fuera escrito su sagrado libro”.
No es nuevo ello, puesto que el Islam logra su mayor esplendor no en su Arabia natal, sino en un lugar muy lejano de allí, que es donde culmina su esplendor, y por ello estos fanáticos de hoy “sueñan” con aquello, que como todo lo pasado, nunca puede volver igual a lo que fuera.
Ese esplendor lo fue con el Califato de Córdoba y termina (a mi entender) con la edificación de la fabulosa ciudad de Medina Azahara, ciudad que el califa se hace construir en los aledaños de la capital del califato; pero allí vienen a destruirlo todo, tribus salvajes de los norteafricanos, que como los de hoy, se consideran “los portadores de las purezas del Islam” y destruyen, aquella majestuosa ciudad, puesto que para ellos es el infierno y con ella, se practica todo lo opuesto a lo musulmán; por tanto son las tribus fundamentalistas norteafricanas, las que derrotan al Califato, no los grupos cristianos, que sí que se aprovechan de ello, pero que aún van a tardar medio milenio en obtener la victoria total; puesto que ese califato, se subdivide en múltiples “coras” o reinos independientes musulmanes, algunos de ellos tan fuertes (el de Granada) que precisamente por su poder, es el último en ser derrotado por los Reyes Católicos, que no logran la conquista total por las armas, sino por un pacto “entre reyes”, que “más civilizadamente acuerdan cortar las masacres que ya por lo abundantes eran una plaga insoportable y que había que cortar”; “luego pasó lo que pasó y punto”.
Hoy lo que nadie que “mueva su caletre” entiende, el por qué se deja desarrollar, esta nueva plaga, cual es el terrorismo musulmán; mientras son los propios musulmanes “con sus muchísimos millones de practicantes”, los que con un silencio cómplice no eliminaron o eliminan, estos brotes que ya son “incendios importantes” y dónde; los que principalmente están siendo masacrados, son musulmanes como ellos; sin que yo olvide a los muchos cristianos que lo están siendo y todos los demás, a los que se les arrebatan junto a la vida, todas sus pertenencias. ¿No hay ya infinitas enseñanzas en la historia del “bicho-hombre” con sus fanatismos y los desastres que ha ocasionado en casi todo el mundo?
Recordemos no sólo a los musulmanes en su historia y sus guerras contra otros o contra ellos mismos; igualmente recordemos a los cristianos y todo lo que realizaran o han realizado hasta “lo de Ruanda-Burundi” y sean de obediencia a Roma o a las múltiples sectas en que también derivaron, los que “nunca han practicado lo que su fundador les dejara como legado sagrado en su Sermón del Monte”.
Recordemos lo que en el “maldito S. XX, hemos sufrido los que tuvimos la desgracia de nacer y vivir el mismo; recordemos lo que ahora “se recuerda-no conmemora por cuanto ello es inconmemorable”; o sea el genocidio con que “se despide el imperio turco, masacrando armenios; luego lo que ocurre en Alemania con el nazismo, lo que aquí en España ocurriera con la última guerra civil (1936-1939); lo que ocurriera con el comunismo soviético y todos sus satélites, incluyendo a China y el sudeste asiático, Cuba, Corea y “no sé cuantos más”.
Y sobre todo recordemos, que en general los iniciadores fueron los que al principio digo generalizando… “minorías muy minorías, que sabiendo organizarse primero con fanáticos seguidores, supieron crear el terror o terrorismo interno, que destruyó lo que todos sabemos o debiéramos saber”.
Hoy, hay medios “para cortar por lo sano y con una mínima justicia” (que aquí nunca hubo y al paso que vamos no la habrá en muchos siglos) pero que no lo hacen, por cuanto (seguro) hay intereses soterrados, que benefician a algunos bolsillos (siempre todo se reduce a eso “panza y bolsillo”) y prefieren “hacerse el sueco” y “mientras no me llegue a mí caigan los que sean y como sean”.
Indignadamente podemos ver que las tan cacareadas organizaciones internacionales, de todo tipo y religión, NO SIRVEN PARA NADA… BUENO; y ya se sabe, que “los fuegos cuando son peligrosos lo más inteligente es apagarlos de inmediato”; por lo visto aquí nadie ve el peligro de propagación, pese a que “salen llamas y llamitas en cualquier lugar de ese mundo que dicen civilizado”… amén.


Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] (aquí mucho más) y [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Jaén: 13 de Abril del 2015

Antonio García Fuentes
Miembro distinguido
Miembro distinguido

Mensajes : 1968
Reputación : 67
Fecha de inscripción : 08/11/2010

Volver arriba Ir abajo

- Temas similares
Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.