La Cafeteria & Co
Hola !!! Bienvenidos a "La Cafeteria & Co" un

espacio de

amigos que nos reunimos para opinar, publicar y expresarnos

libremente en un ambiente de respeto y cordialidad.
La ultimas notas en TP
Sondeo

Para que usas internet?

0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
50% 50% [ 1 ]
50% 50% [ 1 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]

Votos Totales : 2


Aceite de aceituna… “EL ÚNICO ACEITE” Desde que hay memoria escrita en la civilización occidental, o sea desde las tablillas de arcilla, que los arqueólogos recuperaron de Babilonia o Mesopotamia, la denominación “ACEITE”, se refiere al zumo o líquido q

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

19042016

Mensaje 

Aceite de aceituna… “EL ÚNICO ACEITE” Desde que hay memoria escrita en la civilización occidental, o sea desde las tablillas de arcilla, que los arqueólogos recuperaron de Babilonia o Mesopotamia, la denominación “ACEITE”, se refiere al zumo o líquido q




Aceite de aceituna… “EL ÚNICO ACEITE”

Desde que hay memoria escrita en la civilización occidental, o sea desde las tablillas de arcilla, que los arqueólogos recuperaron de Babilonia o Mesopotamia, la denominación “ACEITE”, se refiere al zumo o líquido que se extrae de un fruto que igualmente se denomina desde entonces como “ACEITUNA”, después, los egipcios, siguieron denominando de igual forma a ese “oro líquido” cual es el aceite.
Los judíos que empezaron a escribir la Biblia, copiando a los sumerios de similares textos, siguieron denominando al aceite, como único aceite; y al olivo (en algunas partes también se le denomina “oliva”) como él árbol que produce el fruto denominado “aceituna”; recordemos que en los relatos del cristianismo, el olivo tiene un significado resaltado en diferentes hechos (huerto de los olivos entre los más importantes, por el prendimiento de Cristo antes de su crucifixión) y como estos textos, debido a los propios judíos o semitas (que se expandieron por el mundo como comerciantes o mercaderes) y más arrolladoramente por los predicadores cristianos “de todas las ramas”; estos nombres se difundieron por todo el mundo y por tanto son sobradamente conocidos. Más aún, en la cultura Griega, nada menos que el olivo, aparece en sus relatos más destacados, puesto que la diosa de la sabiduría (Atenea) es la que dicen que “regala” éste árbol a los griegos, por cuanto él les produciría, alimento, iluminación, medicina y calor para sus hogares; ante tal sabiduría aquellos griegos aceptan el regalo, de esta diosa, en opción a otros regalos que otros dioses les ofrecían (creo recordar que entre ellos Poseidón les ofreció el caballo); así y por influencia de la palabra aceite, se denominó así hasta “la grasa de ballena”, que como tantos otros, son sólo eso, “grasas múltiples y que debieran tener múltiples denominaciones, pero nunca el de aceite)”; recordemos que hasta la grasa mineral que lubrica los motores de explosión, la denominan como “aceite”. En resumen, que todas estas aberraciones se han extendido por el mundo con un uso común, en detrimento de la realidad de un producto único cual es EL ACEITE DE “ACEITUNA”; puesto que esa es la más aberrante de todas; se dice o decimos “aceite de oliva”; cuando el olivo es el árbol, que como todo árbol, da madera o leña, hojas, y frutos; y de los que el hombre extrae como zumo de esos frutos, lógicamente los denominó y sigue denominando como corresponde; por ejemplo decimos “zumo de naranja y no de naranjo” y así infinidad de riquísimos zumos frutales, pero el zumo de la aceituna, por ello mismo es diferente a todos, ya que lo que da es aceite; y no se empecinen, en denominar “olivas a las aceitunas”; puesto que para más veracidad, también las aceitunas se comercializan y venden; y las que se envasan o exportan, giran por el mundo con el nombre de ACEITUNAS, no he visto ni un envase donde figure la palabra “oliva” y de todo ello, los maestros están en Andalucía desde muchos siglos atrás, puesto que desde los envases de arcilla, que con aceite de aceituna llegaban a Roma (hay allí una colina (el testario) colina que se formó de los miles y miles de ánforas, que de “La Bética” llegaron a Roma; así pues, es Andalucía la mayor productora de “aceite de aceituna” y dentro de ella, es la mayor productora la provincia de Jaén (donde nací y vivo) la que mantiene en producción, setenta millones de olivos y siguen plantando más; como así se hace en las provincias de Córdoba, Granada, Sevilla, Málaga y en menor escala en el resto de las otras tres provincias andaluzas, que con la de Jaén, suman ocho.

Hace muchos años que vengo escribiendo en este sentido y lo seguiré haciendo mientras pueda escribir; puesto que ahora mismo, hay una petición para que “la Real Academia Española” ; rectifique las denominaciones, del mal llamado “aceite de oliva” y desde luego hay que denominarlo todo bien y bien claro, como ya hicieron los franceses con “su champaña”; que han logrado en el mundo que la palabra “champaña” (champán) sólo se pueda denominar así, a los vinos espumosos y de cueva, que se obtienen en la famosa Champaña francesa; lo mismo hay que hacer con el aceite de aceituna y con todos los razonamientos, que ya digo, vienen desde varios milenios atrás… “curiosamente aún hoy y en la isla griega de Creta, viven olivos viejísimos y que siguen dando aceitunas, pese a los cuatro o cinco milenios que a algunos les reconocen; olivos que muchos de aquellos griegos ilustrados veneran como lo que son; uno de los pocos padres de la civilización occidental, creadora de la denominada dieta mediterránea, de la que el padre es el aceite de aceituna”.
La denominación genuina y que yo conocí desde niño, no es la que se le da hoy en esta mi propia tierra madre, puesto que entonces, el aceite, seguía siendo simplemente “aceite” y todos sabían y sabíamos que era el procedente de la aceituna y el que por categorías se denominaba así… virgen, puro y uno residual que se obtenía del orujo que dejaban aquellos molinos, una vez exprimida la masa, hasta la última gota; aclarando que el aceite de orujo de oliva, es un sucedáneo de bastante menor calidad que los dos anteriores, puesto que para la extracción, se precisa química y altas temperaturas, que al decir de un químico farmacéutico de la Sierra de Segura y que luchó toda su vida por el olivar y el aceite… “esos aceite extractados así, ya son brillantinas”, que en nada se parecen al verdadero aceite en su primera o segunda extracción”; el virgen era el que caía por su peso propio, de las masas que dejaban aquellos gigantescos rulos de granito, en “el pilón” anexo y el resto, era el que al prensar las masas, en aquellas prensas con capachetas de esparto, hacían el resto. Afortunadamente, toda aquella vieja forma de lograr el aceite, hoy está perfeccionada a un grado máximo y hoy esos aceites son mucho mejores; por tanto, repito, con los nombres de “aceite virgen de aceituna” y “aceite puro de aceituna”, debieran sobrar; pero y como se hace con los vinos, cada tierra y cada plantación de olivos, da “sus genuinos aceites” y es claro que igual que los vinos, tienen luego sus sabores y matices, que son los que de verdad hay que valorar y pagar por ellos, según preferencia, por un producto único en el mundo, “y que como aquella diosa afirmó… es alimento, medicina, cosmético y producto industrial para múltiples y valiosos usos”, que yo no puedo señalar todos puesto que son infinitos y cada vez se le encuentran nuevas aplicaciones, como no hace mucho se ha reconocido como anticancerígeno, o yo mismo lo denominé hace ya muchos años como… EL AMIGO DEL CORAZÓN. Amén.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] y [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Antonio García Fuentes
Miembro distinguido
Miembro distinguido

Mensajes : 1851
Reputación : 67
Fecha de inscripción : 08/11/2010

Volver arriba Ir abajo

- Temas similares
Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.