La Cafeteria & Co
Hola !!! Bienvenidos a "La Cafeteria & Co" un

espacio de

amigos que nos reunimos para opinar, publicar y expresarnos

libremente en un ambiente de respeto y cordialidad.
La ultimas notas en TP
Sondeo

Para que usas internet?

0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
50% 50% [ 1 ]
50% 50% [ 1 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]

Votos Totales : 2

Palabras claves


Los chinos y su implacable guerra de conquista China como la civilización más antigua conocida en este planeta; guarda “muchas sorpresas” y tras períodos más o menos largos de “letargos”, ha emprendido una nueva era, donde se vuelven a estudiar las ense

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

27052016

Mensaje 

Los chinos y su implacable guerra de conquista China como la civilización más antigua conocida en este planeta; guarda “muchas sorpresas” y tras períodos más o menos largos de “letargos”, ha emprendido una nueva era, donde se vuelven a estudiar las ense




Los chinos y su implacable guerra de conquista

China como la civilización más antigua conocida en este planeta; guarda “muchas sorpresas” y tras períodos más o menos largos de “letargos”, ha emprendido una nueva era, donde se vuelven a estudiar las enseñanzas de los antiguos sabios chinos, en especial las de Confucio; nueva era que partiendo de “un comunismo proletario” (que nunca lo fue al igual que el ruso o ahora el norcoreano o cubano no lo son) inició hace ya tiempo; concretamente desde el mandato de Deng Xiaoping y “su gato blanco o negro”; un fulgurante sistema capitalista, que de momento lo que tiene es esclavizado al pueblo chino, pero así obtiene unos productos muy económicos y con ellos ha inundado al resto del mundo y de paso se ha hecho con la tesorería más fuerte del planeta; yo lo resumo así.
China controla cada vez más, las materias primas que no posee en su muy extenso territorio, cosa que ha ido conquistando en un “colonialismo tipo chino”, pero sin muchos “escándalos internacionales”; con abundancia de materias, produce infinidad de productos. Productos que elaboran trabajadores chinos cobrando salarios que para nosotros son de miseria o de tipo esclavista, pero así lo hacen a tan bajo precio que inundan los mercados prácticamente sin competencia;
en muchos lugares esos productos los venden empresarios chinos (veamos la proliferación de ellos en España), el dinero que obtienen por esas ventas, van directamente a los bancos chinos, que a su vez los transfieren a China y su banco central; por tanto con un control así, lo que dejan tras de ellos siempre será miseria, puesto que producen una enorme eliminación de puestos de trabajo.
Como China es un país poderoso (Ya lo dijo Napoleón que lo consideró como “país inconquistable”) puesto que hoy tiene y mantiene al ejército más numeroso de todos los del planeta, bien pertrechado de todos los armamentos más sofisticados (es potencia atómica igualmente) así y por la vía de la guerra, nadie se enfrentaría a la actual China, ni incluso Estados Unidos o Rusia; por lo tanto la guerra está descartada, afortunadamente pues las consecuencias serían una catástrofe mundial.
En las finanzas y al ser posiblemente ya, la mayor potencia monetaria por el sistema ya descrito, tampoco nadie les puede hacer “sombra”; por tanto si imaginamos más profundamente… “China o los chinos actuales, están conquistando al resto del mundo con un plan premeditado y que a paso no tan lento como queramos justificar, van controlando cada vez más, muchas más áreas de poder mundial”.
Así es que nosotros países intermedios; entre los chinos, la súper abundancia de maquinaria cada vez más sofisticada y las multinacionales, del capitalismo; las posibilidades de un puesto de trabajo para millones y millones de hombres y mujeres, cada vez van a ser más escasas. Observemos que aquí, ya empezaron a bajar sueldos y prestaciones sociales (que los chinos no tienen) motivo por el que la pobreza en occidente va avanzando a pasos agigantados.
¿Nosotros qué podemos hacer? No lo sé pero de momento, no compre en establecimientos chinos y procure no comprar productos importados de China u otros países que están siguiendo el mismo sistema; será una forma elemental pero positiva de defender “lo nuestro y en especial los puestos de trabajo”, lo mismo hay que hacer con las grandes superficies y comprar todo lo que se pueda en la tienda de barrio o de empresarios locales; es la única forma de retener el dinero cerca, que algo nos quedará; puesto que al igual que hacen los chinos, lo hacen el resto de multinacionales, que el dinero se lo llevan a sus centros administrativos.
¿Y los políticos qué van a hacer? No creo que hagan nada positivo para las masas; ellos tienen otros horizontes y fines; y si los sobornan, pues “ya me dirán”; observemos de lo que hablan y noten que de estos temas no dicen ni pío.
Les adjunto un trabajo muy detallado y donde el más lerdo, puede ver con claridad, “la que se nos viene encima o ya tenemos aplastándonos”.


Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] (aquí mucho más) y [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Jaén: 19 de Mayo del 2016
TRABAJO QUE ARRIBA CITO:
Tengo unos amigos brasileños que volvieron de China impresionados. Un
producto del que Brasil fabrica un millón de unidades, China, en una sola
fábrica, produce 40 millones. La calidad es equivalente y la velocidad de
distribución impresionante. Los chinos colocan cualquier producto en el
mercado en cuestión de semanas, a precios que son una fracción de los
brasileños.
Una de las fábricas se está trasladando al interior porque los salarios de
la región en que se halla instalada son demasiado altos: 100 euros. Un
obrero brasileño gana 300 euros de salario mínimo, que sumados a otras
gratificaciones y beneficios totalizan 600 euros. Al compararlos con los
100 euros que reciben los chinos sin prácticamente ningún otro beneficio
descubrimos una esclavitud amarilla... ¡y la alimentamos! ¿Horas
extraordinarias? En la China… ¡olvídelas! La gente allí está tan
agradecida de tener un empleo que trabaja horas extras a cambio de
nada.
Detrás de esta situación se esconde la gran trampa china. No se trata de
una estrategia comercial sino de una estrategia de “poder” para
conquistar el mercado occidental. Los chinos están sacando provecho de
la actitud de los comerciantes occidentales, que prefieren "tercerizar" la
producción quedándose sólo con lo que le agrega valor: la marca.
Difícilmente se podrá comprar en las grandes redes comerciales de los
EE.UU. algún producto “made in USA”. Es todo “made in China”, aunque
con marca estadounidense. Las empresas ganan ríos de dinero
comprando a los chinos por centavos y vendiendo luego por centenares
de dólares. Sólo les interesa el lucro inmediato a cualquier precio, aun al
costo de cerrar fábricas y generar un paro brutal. Es lo que podría
llamarse “estrategia del precio”.
Mientras los occidentales "tercerizan" sus empresas y ganan a corto
plazo, China aprovecha la situación para instalar unidades productivas de
alto rendimiento para dominar a largo plazo. Mientras las grandes
potencias mercantiles se quedan con sus marcas y con el diseño en sus
garras, los chinos se quedan con la producción, asistiéndolos,
estimulándolos y contribuyendo al desmantelamiento de los ya escasos
parques industriales occidentales.
Muy pronto ya no habrá más fábricas de zapatillas deportivas o de
calzados en el mundo occidental. Solo existirán en China. De modo que
en un futuro próximo veremos cómo los producto chinos aumentan sus
precios dando lugar a un “shock manufacturero” como sucedió con el
shock petrolero de los años 70. Y entonces ya será demasiado tarde.
Entonces el mundo se dará cuenta de que levantar nuevas fábricas tendrá
costos prohibitivos y deberá rendirse al poderío chino. Se dará cuenta de
que alimentó a un enorme dragón y se convirtió en su rehén. Un dragón
que aumentará gradualmente sus precios, puesto que será quién dicte las
nuevas leyes del mercado, y será luego quién mande pues tendrá el
monopolio de la producción. Cómo será el dueño de las fábricas, de los
stocks y de los empleos, regulará los precios.
Nosotros, nuestros hijos y nuestros nietos asistiremos a una inversión de
las reglas de juego actuales, lo que producirá en las economías
occidentales el impacto de una bomba atómica… china. Ese día, los
ejecutivos occidentales mirarán tristemente las ruinas de sus antiguas
fábricas, sus técnicos jubilados jugando a las cartas en las plazas, y
llorarán sobre la chatarra de sus parques fabriles destruidos. Y se
acordarán entonces, con gran nostalgia, del tiempo en que ganaban
dinero comprando “fardos de mercaderías de los esclavos” y vendiendo
muy caras sus “marcas registradas”. Y entonces, entristecidos, abrirán
sus despensas y se comerán sus marcas que ya estarán pasadas de
moda y que por tanto habrán dejado de ser poderosas, porque todas
habrán sido copiadas.
Reflexiona y comienza ya a comprar productos de fabricación nacional,
fomentando el empleo en tu pais en beneficio de la supervivencia de tus
amigos, de tus vecinos y hasta la tuya propia y la de tus descendientes.
Piensa que estamos alimentando a la cobra que nos morderá en el
futuro...
Bloguero

Antonio García Fuentes
Miembro distinguido
Miembro distinguido

Mensajes : 1939
Reputación : 67
Fecha de inscripción : 08/11/2010

Volver arriba Ir abajo

- Temas similares
Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.