La Cafeteria & Co
Hola !!! Bienvenidos a "La Cafeteria & Co" un

espacio de

amigos que nos reunimos para opinar, publicar y expresarnos

libremente en un ambiente de respeto y cordialidad.
La ultimas notas en TP
Sondeo

Para que usas internet?

0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
50% 50% [ 1 ]
50% 50% [ 1 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]

Votos Totales : 2

Palabras claves

intoxicados  


Fama, famosos y “famosillos” Fama y dinero, cuanto más mejor. Son las dos “cosas” que envenenan a infinidad de seres humanos del planeta actual, donde las reflexiones de los estoicos (Marco Aurelio en sus máximas) han desaparecido de las enseñanzas hu

Ir abajo

25052018

Mensaje 

Fama, famosos y “famosillos” Fama y dinero, cuanto más mejor. Son las dos “cosas” que envenenan a infinidad de seres humanos del planeta actual, donde las reflexiones de los estoicos (Marco Aurelio en sus máximas) han desaparecido de las enseñanzas hu




Fama, famosos y “famosillos”

Fama y dinero, cuanto más mejor. Son las dos “cosas” que envenenan a infinidad de seres humanos del planeta actual, donde las reflexiones de los estoicos (Marco Aurelio en sus máximas) han desaparecido de las enseñanzas humanas y positivas que nunca debieron dejar de enseñarse; puesto que como dejó dicho y escrito este sabio (que no olvidemos fue emperador romano y por tanto tuvo a su alcance lo que quiso pero que no empleó) “todo nace para morir, todo pasa y desaparece, nada permanece en este mundo, toda la fama del pasado ha desaparecido o desaparecerá, los grandes hombres o mujeres tuvieron su tiempo, pero ya fueron olvidados o lo serán en breves generaciones, nada se puede retener por la mano del hombre, el que imbécilmente atesora cosas que antes o después tendrá que abandonar si antes no le abandonan a él; todo es efímero en la vida del hombre”.
Pese a la realidad de todo ello y que yo reflejo a mi manera; lo que impera es ese escaparate siempre cambiante de “los nuevos ídolos que no son dioses siquiera y que nacen y mueren en ese altar que consume la fama, siempre cambiante por cuanto eso es lo que se ha establecido”, para envenenamiento de los infinitos aspirantes a ocupar el efímero hueco que deja el caído o desaparecido y que ocupa el siguiente, iniciando así su propia quema que es inexorable como estamos hartos de comprobar.

Incomprensibles, esos gestos de máximo orgullo, cuando el ídolo de turno, tumba a su oponente y se tira al suelo henchido de placer, por cuanto y por ejemplo ha llegado a agarrar “una nueva copa que le consagra como el más grande del momento”.
Los múltiples negocios de “eso que dicen es información”, despliegan sus mejores hombres y mujeres, para que entrevisten al ídolo, para que le pregunten, para que “le saquen de las tripas o del cerebro si es que lo tiene”, todas sus experiencias y cuente el cómo y el cuándo empezó a luchar por llegar al pedestal que pretendió por sí mismo o aconsejando por la familia o los entendidos, que le dijeron un día que él (o ella) serían “figura”.
Así nos “deslumbran” de sus hazañas, de sus fortunas, de sus bienes tangibles, familia, etc., pero curiosamente ningún entrevistador pregunta cosas como las que indudablemente debieran intercalar para “aviso de navegantes”, puesto que sabido es las infinitas frustraciones que “los ídolos o figuras”, van a inocular en los que ilusos, emprenden la carrera de imitadores para no solo emularlos, sino para sobrepasarlos y llegar un día a poder presumir de aquella superación.
Luego de llegado a ese pedestal vendrá igualmente el destino final, cual es “la bajada” de tan alta tribuna, el pasar a la “vegetación del después” y donde aparecerán todos los dolores físicos o psíquicos, que dicen al individuo, la realidad de que “no somos nada”, puesto que ¿qué fue en realidad la vida de aquel individuo que creyó tocar el cielo y se vio elevado en unos altares inimaginados? ¿Merecieron todos los esfuerzos y fatigas los dolores y frustraciones que padece hoy cuándo apenas nadie llama a su puerta para interesarse por sus actuales dolores y miserias? ¿Qué suelen contar en gran medida todos esos antes ídolos adorados por las masas? ¿Por qué los entrevistadores no les preguntan por todo ello y sobre la realidad de “su espejo” ante las masas que dicen seguirlo o adorarlo? ¿Por qué provocan incluso actos o hechos de violencias absurdas en las manifestaciones de lo que se dice deportes, que no lo son?
En las religiones orientales, hay enseñanzas que convendría saber y analizar a fondo, una de ellas se encuentra en “el Tao” y en la misma aconseja… Una vez cumplida la obra, retírate, tal es la ley del cielo. (Mandamiento en el “Tao”)
El mundo ha llegado ya hace tiempo a un estado de excitación absurdo o idiota y conviene empezar a valorar de nuevo, las cosas que merecen ser aplaudidas, comentadas, difundidas y fomentadas, pero nunca adoradas, como esa fama absurda que se fomenta hoy y que en realidad es mucho menos, que la “luz de una bengala”.


Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] (aquí mucho más) y
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Antonio García Fuentes
Miembro distinguido
Miembro distinguido

Mensajes : 2204
Reputación : 68
Fecha de inscripción : 08/11/2010

Volver arriba Ir abajo

- Temas similares
Compartir este artículo en : diggdeliciousredditstumbleuponslashdotyahoogooglelive

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.