La Cafeteria & Co
Hola !!! Bienvenidos a "La Cafeteria & Co" un

espacio de

amigos que nos reunimos para opinar, publicar y expresarnos

libremente en un ambiente de respeto y cordialidad.
La ultimas notas en TP
Sondeo

Para que usas internet?

0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
50% 50% [ 1 ]
50% 50% [ 1 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]

Votos Totales : 2

Palabras claves

intoxicados  


Valle de “los caídos” y los huesos de los asesinados Pienso que ese monumento (“hoy muy rentable para el Turismo Español”) no debió existir nunca; puesto que el español en general, bastante inculto y rencoroso; no entendería nunca el verdadero significa

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

19052016

Mensaje 

Valle de “los caídos” y los huesos de los asesinados Pienso que ese monumento (“hoy muy rentable para el Turismo Español”) no debió existir nunca; puesto que el español en general, bastante inculto y rencoroso; no entendería nunca el verdadero significa




Valle de “los caídos” y los huesos de los asesinados

Pienso que ese monumento (“hoy muy rentable para el Turismo Español”) no debió existir nunca; puesto que el español en general, bastante inculto y rencoroso; no entendería nunca el verdadero significado, “de unión después de la muerte”; que se le quiso dar, según (dicen) ordenara el Caudillo Franco; pero ya que existe, es rentable como negocio (repito) y allí trabajan cientos de españoles, pues qué más da el que sea conservado; monumentos similares los hay a cientos esturreados por el mundo y no pasa nada; al menos nada destacable, puesto que a los muertos, mejor “no removerlos mucho” y que se cumpla esa sentencia de que… “descansen en paz”.
Este monumento que es monstruoso por sus dimensiones; había sido bastante aceptado por la inmensa mayoría de españoles; que ya hartos hasta la náusea, de “izquierdas-derechas, moros y cristianos, conmigo o contra mí; en definitiva de las dos malditas españas (adrede con minúscula) tan dolorosamente cantadas por el poeta Machado (Antonio)”; cuando nos dejaron votar va a hacer ahora cuarenta años (1976), simplemente y por las urnas, mandamos a la mier** a las dos “fuerzas” y elegimos (ilusos) aquel “puedo prometer y prometo” que ofrecía Adolfo Suárez, al que igualmente devoraron esas dos malditas facciones, que quisimos enterrar con aquel memorable acto; puesto que no consentimos que gobernasen “ni los de Franco ni los del Comunismo”; pero aquello fue inútil, puesto que hasta hoy no dejan de darnos la lata con los dos nombres igualmente “malditos” (derechas/izquierdas) y que aquí no se superan, no por ideas o ideología que apenas nadie tiene, sino por lo que estoy cansado de escribir “y que es el motor político… panza y bolsillo”; son los dos dioses de la política que he conocido y no hay más; “a los infinitos procesos que hay ahora mismo en los juzgados, todos ellos por robo de dinero, me remito”. Los pocos idealistas que aquí hubo, al final o están sus huesos en ese “monstruoso osario”, o en otros menores, localizados o perdidos; entre ellos los de mi propio padre, que están en la fosa común, del pueblo donde nació, cuyo nombre no digo porque para qué… “hay tantos”, que si no olvidarlos (porque no podemos los más allegados) sí que inteligentemente y por piedad, hay que asimilarlos y que pasen a la triste historia de este país, más lleno de analfabetos y analfabestias, que de otro tipo de personas, puesto que presumiendo de un cristianismo “muy raro” aquí, hasta estos, olvidaron le prédica de aquel Cristo, que aseveró que… “había que perdonar hasta setenta veces siete y hasta a los enemigos”.

Pero he aquí que en la nueva época y nueva dictadura (esta de partidos, que es igualmente perniciosa) surge un nefasto gobernante, para mí el peor de todos los de esta época; un tal José Luís Rodríguez Zapatero (que nos recuerda a un abuelo que militó en un bando y oculta al otro que al parecer militó en el otro) y al que se le ocurre en “su muy corto caletre”, el que hay que implantar una nueva ley de “memoria histórica; para reclamar sólo los muertos de un bando y no los del otro y menos a los que murieron sin bando alguno, sino simplemente porque les pilló la muerte en un lugar inapropiado”; y así este inútil total, que es el principal culpable de la ruina que padecemos y a pesar de ello, tiene la poca vergüenza de estar recibiendo una enorme paga y enormes prebendas, que a mi leal saber y entender no merece en absoluto; y lo que vía impuestos le pagamos todos los españoles; ha “envenenado” a una gran cantidad de deudos de aquellos asesinados, y por cuanto se libra dinero oficial para esos desenterramientos o localización de los huesos de innumerables asesinados (repito sólo del bando que perdió la guerra – aunque bien analizado la perdimos todos) ha dado lugar hasta que un juez (“en qué estaría pensando el togado”) dicte sentencia, para que una nieta y sobrina, pueda recuperar los huesos de sus deudos y estos se presumen están en el monstruoso osario arriba citado. Si esa ley crea jurisprudencia, seguro estoy que la ruina que tenemos encima, se va a duplicar, en buscar, algo que en realidad no sirve nada más que a ese “virtuoso descendiente, que reclama, posiblemente porque ello, en dinero, no le cuesta nada”.
Seguro estoy que si ya se hubiese establecido una ley, para que el que quiera estas osamentas, que se le autorice a buscarlas, pero por su cuenta y riesgo y pagados por su bolsillo… seguro que las reclamaciones se reducirían en tan gran escala, que posiblemente terminarían en cero. Sería lo inteligente.
Porque empezando por lo principal… ¿Cuántos huesos tiene un cuerpo humano y como se identificarían en una fosa común por pequeña que sea y no hablemos si pensamos en el monstruoso osario del Valle de los Caídos?  
Si el cuerpo de un adulto dicen que tiene nada menos que 206 huesos; tras las diferentes transformaciones que se producen tras el nacimiento y crecimiento hasta llegar a reducirse a este número… Si en una fosa común, hay simplemente una docena de esqueletos… ¿Cómo, qué tiempo sería necesario, para identificar a cada cual y luego para qué serviría? ¿Para volverlos a enterrar o ennichar en un cementerio? ¿Para cremarlos y guardar las cenizas? Hoy se va extendiendo cada vez más la cremación tras el sepelio; yo mismo así lo tengo pedido a mis descendientes y que después, las cenizas que les den, que “las esparzan al viento o las tiren al pie de un árbol para que al menos le sirvan de algún alimento. Por un muerto lo mejor (pienso) es recordarlo y el creyente que le dedique alguna oración, en silencio y “encerrado en su yo interior”. “A los muertos cuando hay que agasajarlos es cuando están vivos y lo pueden agradecer después poco o nada ya necesitan”.
De momento esa nieta inquieta por “sus muertos”; para mí no merece ni el ser nombrada siquiera y menos de donde procede; lo considero absurdo, el follón que quiere liar, sin que le cueste ni un céntimo.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] (aquí mucho más) y [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Antonio García Fuentes
Miembro distinguido
Miembro distinguido

Mensajes : 2035
Reputación : 67
Fecha de inscripción : 08/11/2010

Volver arriba Ir abajo

- Temas similares
Compartir este artículo en : diggdeliciousredditstumbleuponslashdotyahoogooglelive

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.