La Cafeteria & Co
Hola !!! Bienvenidos a "La Cafeteria & Co" un

espacio de

amigos que nos reunimos para opinar, publicar y expresarnos

libremente en un ambiente de respeto y cordialidad.
La ultimas notas en TP
Sondeo

Para que usas internet?

0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
50% 50% [ 1 ]
50% 50% [ 1 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]

Votos Totales : 2

Palabras claves


Seguimos en Viena y por fin regresamos a casa A las once nos encontramos en las puertas de la Opera de Viena (por tanto la visita panorámica ha quedado reducida a sólo dos horas y veinte minutos, de aquí en adelante "hay que pagar"): una gra

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

30082017

Mensaje 

Seguimos en Viena y por fin regresamos a casa A las once nos encontramos en las puertas de la Opera de Viena (por tanto la visita panorámica ha quedado reducida a sólo dos horas y veinte minutos, de aquí en adelante "hay que pagar"): una gra




Seguimos en Viena y por fin regresamos a casa

A las once nos encontramos en las puertas de la Opera de Viena (por tanto la visita panorámica ha quedado reducida a sólo dos horas y veinte minutos, de aquí en adelante "hay que pagar"): una gran parte del grupo se queda para visitar éste famoso teatro dedicado al "bell canto"; el resto "nos dispersamos" y marcharemos hacia la cercana catedral (visita que figura en el folleto y que no se cumple) para visitarla por nuestra cuenta y de paso visitar todo éste centro ciudadano que es peatonal y muy comercial; lo haremos así, pero al entrar en la catedral, noto el que hay que pagar para poder visitar la mayor parte de la misma y la que se encuentra "acotada" por grandes rejas interiores y sólo queda gratuito éste pequeño espacio que existe tras la entrada principal y donde igualmente se encuentra una gran tienda donde se pueden comprar infinidad de recuerdos; "religiosos", los que se venden con profusión en... "éste pequeño espacio de tan gran monumento gótico", en el que observo multitud de "clientes" (no sé cuántos serán creyentes).

Salimos rápidamente y deambularemos por éste sector vienés; tomaremos "un café con milk", puesto que... "para visitar unos servicios de wc", hay que obligatoriamente realizar esto o aguantar, puesto que ésta ciudad que es grandemente turística (no olvidemos ello) no destaca por éstos imprescindibles servicios (pensemos en quienes tengan problemas en las vías urinarias)... servicios que debieran ser abundantes y públicos, al menos en ciertas zonas de aglomeración de visitantes; en "esto" estamos mucho mejor en España donde se presta el servicio gratuitamente; aquí hay que pagar incluso en los públicos... "ésta mañana y visitando un adefesio modernista denominado como "la casa de los colorines" y en un urinario cercano a la misma, costaba orinar simplemente, “medio euro”.
Cansados de andar (hace calor) tomaremos asiento en una de las múltiples terrazas que existen instaladas por doquier y en ella tomaremos zumo de naranja natural, con el que aplacaremos la sed y al propio tiempo descansar sentados en una silla, que por cierto no es muy cómoda ya que "hay que ganar espacio y todo se tiene en cuenta al instalar éstas terrazas"; transcurridos unos treinta minutos la camarera que nos ha servido viene y con amplia sonrisa nos insta a pedir alguna cosa más, lo que en si es una indirecta para que consumamos más o nos marchemos dejando el asiento libre a otros que puedan necesitarlo; comprendemos y pagamos los dos zumos por los que nos cobran el módico precio de siete euros y continuamos nuestro paseo.
A la hora prevista (una de la tarde) nos volvemos a reunir el grupo en el mismo lugar donde nos separamos (junto a la Opera) donde nos recoge el autocar y nos lleva directamente al hotel puesto que es la hora de la comida; realizadas ésta, descansaré puesto que no me apetece ir a la nueva visita facultativa que hay tras la comida y que es una más "para sacar dinero al incauto turista" .- A las 19,15 estamos reunidos de nuevo el grupo, puesto que iremos a la "última visita facultativa" y la que han combinado incluyendo "dos en una" al precio de 45 euros servicios; se trata de ir al "Kursalón" (salón de recreo) famoso palacio de la música y donde la nobleza y la más acaudalada burguesía venían a reunirse, bailar y oír música en el pasado siglo y principios de éste; después de ello iremos a un lugar típico a cenar.
Llegaremos al "Kursalón" a las 19,45 (el concierto será de ocho a nueve: una hora exactamente); aún luce el sol sobre Viena: como hace un muy buen tiempo ya que la tarde se muestra con temperatura agradable, el concierto va a tener lugar en los jardines anexos al palacio (que son públicos) al pie de la escalinata que partiendo del mismo, desemboca en una explanada que servirá como pista de baile; frente a la citada escalinata, existe un templete en el que se instalará la orquesta; todo lo cual permitirá que alrededor de un millar de espectadores cómodamente sentados y otros muchos en pie y desde los citados jardines públicos... puedan seguir el concierto y el baile que en algunas de las interpretaciones orquestales, realizarán alumnas de una escuela de ballet y una pareja de profesores de la misma (hombre y mujer) los que nos van a deleitar con sus interpretaciones. Durante sesenta minutos y con puntualidad alemana: nos deleitaremos con éste doble espectáculo, en el cual nos servirán dos copas de "cava austriaco" (al principio han entregado una espléndida rosa a cada una de las señoras) y nos resultará delicioso el tiempo aquí empleado y que nos resulta corto pese a ciertas "meteduras de pata de incultos en demasía" ; salimos muy satisfechos de éste ajardinado recinto y de inmediato marchamos en el autocar al lugar donde se celebrará la cena y al que llegaremos con cierta demora debido al tráfico y otros retrasos de salida.
Cenaremos en "Grinzing" (lugar cercano y típico para turistas) una cena de las que allí ya son "tipo estándar" y la que será amenizada con música y cantos populares interpretados por el mismo personal de la casa y el que nos sirve el popular vino de éste lugar, el que inexplicablemente, nos es servido en jarritas de las que se emplean para servir la cerveza y que están fabricadas con un cristal "basto", que desde luego... "sienta al vino como a un santo dos pistolas" (que brutos); en fin, el deterioro clásico de un turismo ya demasiado comercializado o "alambicado" al máximo; puedo asegurar que la anterior cena que aquí celebré en mi anterior visita, fue infinitamente mejor que ésta, por lo que si vuelvo a Viena... "aquí, desde luego no volveré más".
Iniciaremos la cena pasadas las diez de la noche y una hora y media después y "casi con el postre aún en la boca", se nos dice "no sé qué" relativo al ayuntamiento local y sus normas municipales de cierre de locales, etc. y "todos a dormir": intuyo que la realidad es que "los guías (viene también la austriaca) tienen prisa y quieren acostarnos cuanto antes"; en fin y como decimos en España: "una de cal y otra de arena".
Sin más no llevan a dormir para proseguir mañana un nuevo “y triste viaje”.
Nuevo día turístico: Hoy "nos levantan a las siete" y a las 8,15 y bajo un sol espléndido subimos al autocar y emprendemos de nuevo viaje hacia Praga, que es donde mañana tomaremos el avión que nos retornará a España.
El grupo y en mayoría, o al menos los que saben algo y piensan "solo un poco", van descontentos, puesto que si analizamos todo el tiempo que hemos perdido en realizar cientos de kilómetros absurdos, es lógico el sentir de los damnificados por éste "expolio" y para ello -reitero- cualquier curioso que consulte un mapa y analice viendo las distancias y el absurdo recorrido de Praga-Budapest-Viena-Praga, lo comprenderá perfectamente, puesto que nos alejamos de España perdiendo una jornada inútil y llena de molestias.- Lo lógico hubiese sido ir primero a Praga, después visitar Viena, posteriormente Bratislava, y luego tras la oportuna visita, regresar desde Budapest a Madrid; se nos alega que ello hubiese sido más costoso... ¿pero, para quién?: nosotros vamos a perder dos días absurdos de viaje (Praga-Budapest-Viena-Praga: reitero, y que nos suponen una importante cantidad de dinero perdido) puesto que el día de hoy igualmente será otro día perdido, ya que al llegar a Praga, cada cual se las tiene que arreglar como pueda supuesto el agente de viajes nos dejará... "libres".
Tan notorio es el descontento "que flota en el ambiente", que el agente de viajes de Jaén (D. Fernando) y que en realidad es el responsable, ya en ruta y rodando el autocar, "coge el micrófono" y nos da una serie de razonamientos que en realidad no convencen a la inmensa mayoría del grupo, los que no obstante aceptamos los hechos "por consumados", si bien todo ello en realidad, quita las ganas para nuevas "aventuras" que pueden ser similares y manifiestamente algunos dicen, que no van a repetir en el futuro con "semejantes organizaciones".
Lo ilógico es el error manifiesto del agente: puesto que una ruta turística de ésta envergadura y donde en sólo 9/10 días se pueden mover alrededor del equivalente a casi veinte millones de pesetas (120.000 euros) debe ser cuidadosamente visitada por quien la promueve y luego ha de responsabilizarse, ir "limando" muchos de los innecesarios inconvenientes y molestias, con lo que aparte de hacer más grato el viaje, "siembra para el futuro de su agencia" si es que de verdad piensa seguir en el negocio turístico (que lo es) y el que hay que cuidar con sumo esmero, puesto que no olvidemos que está considerado como: "un bien mundial". Pero insisto, los piratas y en este caso “con sotana”.
Tras el discurso de "nuestro canónigo" cae el silencio y el viaje prosigue monótono y regular; yo me distraigo viendo el paisaje y observo lo bien comunicados que están todos los predios o fincas agrícolas, puesto que se observan infinidad de carriles e incluso carreteras (estrechas pero suficientes) asfaltadas, que serpentean bordeando todos los cultivos que apreciamos a simple vista; igualmente observo hasta en las más pequeñas aldeas, la existencia de contenedores para la recogida de basuras y los que al menos he visto de tres colores diferentes (unidos en batería); lo que me dice bien a las claras que aquí está en marcha el sistema de reciclaje de materiales y por tanto se cuida el medio ambiente: "no hemos cruzado o pasado por ningún vertedero de basuras en todos éstos días, en que hemos recorrido los cuatro países ya citados"...?.
A las 14,30 llegaremos a Praga y dentro de ella al mismo hotel que dejamos al partir, llegamos muy cansados tras seis horas y quince minutos de un monótono viaje, en el que sólo hemos podido realizar una parada.
A las tres estamos comiendo y a las cuatro hemos terminado; nos encontramos muy lejos del centro artístico, turístico, o cultural de ésta gran ciudad, puesto que nuestro hotel en realidad está "casi en el campo" y muy cercano al aeropuerto de Praga... en éstas circunstancias, ¿quién se aventura a ir, con la dificultad del idioma, entre otras muchas molestias?: "a los checos no los entiende ni Máximo el guía", según nos afirma él mismo, pero el que por otra parte dice, "que los checos y en proporción o equivalencia con cualquier otro país europeo, son un pueblo culto, pero muy introvertido; la mayoría posee título universitario y dominan al menos otro idioma, suelen ser empedernidos lectores de "todo". Yo he apreciado abundantemente la lectura de libros en parques públicos, cafés y terrazas, e incluso viajando en el metro de Praga.
Dedicamos la tarde a descansar; una parte del grupo "será enredada y convencida por el pirata de Máximo" y los llevará (previo pago de un considerable importe) a visitar de noche y en dos viejos ("y típicos") tranvías, la ciudad, en lo que pomposamente denominará como "visita-fiesta nocturna con bebida incluida", pero que luego resultará una especie de... "un robo más y propio para incautos", ya que algunos y después del hecho confirmarán lo absurdo del mismo.
Último día de esta odisea: A las seis y veinte minutos ya me encuentro paseando por los alrededores del hotel; ésta noche ha debido llover un poco y hace una deliciosa y fresca mañana, por lo que es muy agradable el estar paseando por aquí mientras aguardamos la hora del desayuno y posterior partida.
Antes de las ocho ya nos encontramos en el área internacional del aeropuerto de Praga; efectuaremos los trámites necesarios e incluso nos dará tiempo para realizar alguna compra en las tiendas del aeropuerto y dejar aquí "las últimas coronas checas" .
Puntualmente a la hora fijada (9,40) el avión de las líneas aéreas checas empieza a rodar "despegándose" de la estación de embarque y del "túnel" que a ésta le unía y a las 9,47; la nave despega y dejamos "el suelo de Chequia" volando rumbo a España, iniciando el vuelo a través de las nubes que cubren el cielo de ésta parte del centro de Europa; me ocurre lo de siempre, o sea; me invade un extraño y agradable relax, el que me hace sentir muy bien "suspendido en el aire de éstas alturas".
Son las 10,07 cuando el avión termina por remontar los últimos jirones algodonosos de la capa de nubes que hemos atravesado y por tanto, llegamos a lo que debe ser "el techo de vuelo"; allí... se produce el maravilloso espectáculo siguiente: bajo nosotros una grandiosa "alfombra" de nubes muy blancas y que "se pierden" en la lejanía; arriba; un cielo inmenso, limpio, de un inenarrable color azul y donde luce el Sol con todo su esplendor... a lo lejos puedo ver un avión que vuela en sentido contrario al que nosotros llevamos y cuya "máquina", rompe de alguna manera, "todo lo natural que he visto y tratado de narrar".
A las 10,15 y sorprendentemente, el servicio de azafatas empieza a servirnos una abundante comida, cosa inexplicable por lo intempestivo de la hora y por cuanto nada se nos ha advertido sobre ello (se supone que tampoco lo sabe nuestro agente de viajes) cosa que tampoco llegamos a comprender puesto que... ¿a ésta hora comen los checos la comida -se supone- del medio día?, puesto que la mencionada comida es "fuerte", ya que nos sirven un menú completo, que comprende un plato caliente, carne, vino o cerveza, postre e incluso café o té; es claro que la mayoría del pasaje no come apenas nada, puesto que nuestros estómagos están aún "ocupados" con el desayuno, por lo que la comida es retirada casi sin haberla "tocado" los sorprendidos comensales.
Tras dos horas y media (aproximadas) de vuelo, el avión empieza a bajar y "se posa" en el aeropuerto de Madrid-Barajas habiendo realizado un feliz vuelo; de inmediato se oye la voz del piloto que afirma que la temperatura en Madrid es de 26º; luce un sol espléndido y el que iremos sintiendo sobre nosotros y con todo su rigor a lo largo del día, mientras viajamos hacia el Sur.
Y aquí termino el relato de un nuevo viaje en el que indudablemente he adquirido nuevas experiencias y podido relatar "cosas" que contar a cualquiera que alguna vez... "pudiera leer éstos relatos", los que al menos le pueden servir de entretenimiento, realizando viajes con la imaginación y que otros efectuaron con "su cuerpo y su alma".
¿Mereció la pena realizar éste viaje?... sinceramente y tras meditarlo ampliamente, considero que no… hubiese sido más inteligente el dejarlo para otra mejor oportunidad y que la suerte nos hubiese sido más propicia, puesto que tristemente se confirma que el turismo es ya un negocio decadente y simplemente para las masas de tontos e ignorantes que desgraciadamente lo nutren -aún- muy abundantemente; y si la tendencia sigue así, lo lógico es que vaya empeorando cada vez más... ¿-?.
EL TURISMO (con mayúsculas) tal y como fue pensado por personas inteligentes, cultas y generosas, que lo han llegado a denominar como "BIEN MUNDIAL" (que debiera llegar a serlo) es uno más de los sueños irrealizados por esa masa de mal llamados o denominados, "homos sapiens-sapiens": "pues de sapiens nada o casi nada"; la sabiduría del hombre la embota “su panza y su bolsillo”... amén.
Por fin en mi casa y donde encuentro a mi perro, puesto que mis hijas que lo han cuidado como siempre hacen cuando viajo, ya mediante el teléfono, lo llevaron con tiempo a casa para que yo no me molestase en ir a buscarlo. Igualmente me encuentro mi domicilio limpio y completo en todo lo necesario, incluso con víveres en la nevera para varios días... cuento con dos hijas que me cuidan muy bien en mi soledad y ello hay que reconocerlo, aunque en realidad corresponden a lo mucho que cuidamos a nuestros hijos hasta ponerlos en marcha en la sociedad y en los lugares que ocupan... esa es la fraternidad familiar y la gran importancia de la familia bien avenida.
Dejado el equipaje y apaciguado al perro que quiere subirse encima de mí... me preparo algo frugal de cena, me aseo convenientemente y marcho a dormir y mientras leo algo del “libro de turno”... pienso de nuevo en el Número Trece, en el especial sanatorio, en los diálogos que mantenemos y me preparo para una nueva serie, lo que iniciaré pasados unos días... en la que será iniciada una nueva etapa de esos... “diálogos de locos y para locos” (“Diálogos con mi amigo, el loco”); de los que al final dejaré varias novelas sin publicar por cuanto no me las quieren publicar las editoriales a las que se las ofrecí… “cosas de la vida comercial actual y que sobre contenidos inteligentes dicen que no hay mercado”.

(1997)
Publicado el 30 de Agosto del 2017

NOTAS:
[1] El grupo no ha visitado por dentro el Palacio de Invierno; simplemente "lo explicó la guía" desde fuera.- Ello es incomprensible en una visita a Viena, puesto que fue en ese recinto palaciego donde se inició el Imperio ya citado y debe ser visita obligada por cuanto contiene y representa; y si bien no se puede visitar todo, pero si una muestra importante del mismo y la que yo vi en mi anterior visita.
[2] He tenido que llamar la atención a algunos componentes de nuestro grupo, los que por lo visto... "creen estar de tertulia en vez de en un concierto de música y baile selectos".
[3] Estas casas, son viejos edificios que fueron taberna, mesón, bodega, o simples casas labriegas, las que adaptadas en rústicos y muy modestos comedores cuyos asientos son simple bancos de madera, se han actualizado y al parecer logran un gran negocio vendiendo "su vino" y los productos del cerdo "más o menos industrializado (ya) todo ello".
[4] Tanto la corona checa como la eslovaca no cotizan en el mercado internacional de moneda, por tanto fuera de éstos países el dinero se convierte en "papel mojado".
[5] Existen unas normas internacionales de servicios obligatorios que en vuelo han de prestar todas las compañías aéreas y efectivamente ese servicio de comida entra en ello, pero como el horario de la misma debería ser (supongo) ya muy cercanos al aeropuerto de Madrid (doce horas) y ello entorpecería el horario del avión, pues nos han servido la comida nada menos que dos horas antes de tiempo; lo que resulta un abuso manifiesto e incomprensible para quienes hemos sufrido... "éste ataque gastronómico, más propio para cerdos de engorde que para simples seres humanos habituados a realizar sus comidas de forma, más o menos racional".
La cruda realidad es que (pienso) el personal de vuelo ha cometido éste abuso para luego no tener que trabajar un tiempo extra ya en el aeropuerto de Madrid, puesto que incluso después de ésta "brutal" comida, han tenido tiempo de pasar los "carritos" de los artículos que se venden en vuelo y lo que les ha ocupado una larga hora; pero como nadie ha protestado y nuestro agente de viajes "sigue estando en el cielo", pues todos a callar y que prosiga "el pillaje y el saqueo al indefenso turista que pos si mismo y aisladamente poco puede hacer".


Antonio García Fuentes
(Escritor)
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


Antonio García Fuentes
Miembro distinguido
Miembro distinguido

Mensajes : 1969
Reputación : 67
Fecha de inscripción : 08/11/2010

Volver arriba Ir abajo

- Temas similares
Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.