La Cafeteria & Co
Hola !!! Bienvenidos a "La Cafeteria & Co" un

espacio de

amigos que nos reunimos para opinar, publicar y expresarnos

libremente en un ambiente de respeto y cordialidad.

Unirse al foro, es rápido y fácil

La Cafeteria & Co
Hola !!! Bienvenidos a "La Cafeteria & Co" un

espacio de

amigos que nos reunimos para opinar, publicar y expresarnos

libremente en un ambiente de respeto y cordialidad.
La Cafeteria & Co
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
La ultimas notas en TP
Sondeo

Para que usas internet?

Habla un maestro de hace dos milenios    	Entonces no había ordenador, ni electricidad, ni apenas nada de lo que hoy, “ilustra y también embrutece al pobre mono humano”; pero de lo que no hay duda es que pese a “otras cosas deleznables”, había, Maestros,  FONDOq233%Habla un maestro de hace dos milenios    	Entonces no había ordenador, ni electricidad, ni apenas nada de lo que hoy, “ilustra y también embrutece al pobre mono humano”; pero de lo que no hay duda es que pese a “otras cosas deleznables”, había, Maestros,  FONDOq2 33% [ 1 ]
Habla un maestro de hace dos milenios    	Entonces no había ordenador, ni electricidad, ni apenas nada de lo que hoy, “ilustra y también embrutece al pobre mono humano”; pero de lo que no hay duda es que pese a “otras cosas deleznables”, había, Maestros,  FONDOq20%Habla un maestro de hace dos milenios    	Entonces no había ordenador, ni electricidad, ni apenas nada de lo que hoy, “ilustra y también embrutece al pobre mono humano”; pero de lo que no hay duda es que pese a “otras cosas deleznables”, había, Maestros,  FONDOq2 0% [ 0 ]
Habla un maestro de hace dos milenios    	Entonces no había ordenador, ni electricidad, ni apenas nada de lo que hoy, “ilustra y también embrutece al pobre mono humano”; pero de lo que no hay duda es que pese a “otras cosas deleznables”, había, Maestros,  FONDOq233%Habla un maestro de hace dos milenios    	Entonces no había ordenador, ni electricidad, ni apenas nada de lo que hoy, “ilustra y también embrutece al pobre mono humano”; pero de lo que no hay duda es que pese a “otras cosas deleznables”, había, Maestros,  FONDOq2 33% [ 1 ]
Habla un maestro de hace dos milenios    	Entonces no había ordenador, ni electricidad, ni apenas nada de lo que hoy, “ilustra y también embrutece al pobre mono humano”; pero de lo que no hay duda es que pese a “otras cosas deleznables”, había, Maestros,  FONDOq233%Habla un maestro de hace dos milenios    	Entonces no había ordenador, ni electricidad, ni apenas nada de lo que hoy, “ilustra y también embrutece al pobre mono humano”; pero de lo que no hay duda es que pese a “otras cosas deleznables”, había, Maestros,  FONDOq2 33% [ 1 ]
Habla un maestro de hace dos milenios    	Entonces no había ordenador, ni electricidad, ni apenas nada de lo que hoy, “ilustra y también embrutece al pobre mono humano”; pero de lo que no hay duda es que pese a “otras cosas deleznables”, había, Maestros,  FONDOq20%Habla un maestro de hace dos milenios    	Entonces no había ordenador, ni electricidad, ni apenas nada de lo que hoy, “ilustra y también embrutece al pobre mono humano”; pero de lo que no hay duda es que pese a “otras cosas deleznables”, había, Maestros,  FONDOq2 0% [ 0 ]
Habla un maestro de hace dos milenios    	Entonces no había ordenador, ni electricidad, ni apenas nada de lo que hoy, “ilustra y también embrutece al pobre mono humano”; pero de lo que no hay duda es que pese a “otras cosas deleznables”, había, Maestros,  FONDOq20%Habla un maestro de hace dos milenios    	Entonces no había ordenador, ni electricidad, ni apenas nada de lo que hoy, “ilustra y también embrutece al pobre mono humano”; pero de lo que no hay duda es que pese a “otras cosas deleznables”, había, Maestros,  FONDOq2 0% [ 0 ]
Habla un maestro de hace dos milenios    	Entonces no había ordenador, ni electricidad, ni apenas nada de lo que hoy, “ilustra y también embrutece al pobre mono humano”; pero de lo que no hay duda es que pese a “otras cosas deleznables”, había, Maestros,  FONDOq20%Habla un maestro de hace dos milenios    	Entonces no había ordenador, ni electricidad, ni apenas nada de lo que hoy, “ilustra y también embrutece al pobre mono humano”; pero de lo que no hay duda es que pese a “otras cosas deleznables”, había, Maestros,  FONDOq2 0% [ 0 ]
Habla un maestro de hace dos milenios    	Entonces no había ordenador, ni electricidad, ni apenas nada de lo que hoy, “ilustra y también embrutece al pobre mono humano”; pero de lo que no hay duda es que pese a “otras cosas deleznables”, había, Maestros,  FONDOq20%Habla un maestro de hace dos milenios    	Entonces no había ordenador, ni electricidad, ni apenas nada de lo que hoy, “ilustra y también embrutece al pobre mono humano”; pero de lo que no hay duda es que pese a “otras cosas deleznables”, había, Maestros,  FONDOq2 0% [ 0 ]
Habla un maestro de hace dos milenios    	Entonces no había ordenador, ni electricidad, ni apenas nada de lo que hoy, “ilustra y también embrutece al pobre mono humano”; pero de lo que no hay duda es que pese a “otras cosas deleznables”, había, Maestros,  FONDOq20%Habla un maestro de hace dos milenios    	Entonces no había ordenador, ni electricidad, ni apenas nada de lo que hoy, “ilustra y también embrutece al pobre mono humano”; pero de lo que no hay duda es que pese a “otras cosas deleznables”, había, Maestros,  FONDOq2 0% [ 0 ]
Habla un maestro de hace dos milenios    	Entonces no había ordenador, ni electricidad, ni apenas nada de lo que hoy, “ilustra y también embrutece al pobre mono humano”; pero de lo que no hay duda es que pese a “otras cosas deleznables”, había, Maestros,  FONDOq20%Habla un maestro de hace dos milenios    	Entonces no había ordenador, ni electricidad, ni apenas nada de lo que hoy, “ilustra y también embrutece al pobre mono humano”; pero de lo que no hay duda es que pese a “otras cosas deleznables”, había, Maestros,  FONDOq2 0% [ 0 ]

Votos Totales : 3

Palabras claves

aurelio  mongo  intoxicados  


Habla un maestro de hace dos milenios Entonces no había ordenador, ni electricidad, ni apenas nada de lo que hoy, “ilustra y también embrutece al pobre mono humano”; pero de lo que no hay duda es que pese a “otras cosas deleznables”, había, Maestros,

Ir abajo

12022021

Mensaje 

Habla un maestro de hace dos milenios    	Entonces no había ordenador, ni electricidad, ni apenas nada de lo que hoy, “ilustra y también embrutece al pobre mono humano”; pero de lo que no hay duda es que pese a “otras cosas deleznables”, había, Maestros,  Empty Habla un maestro de hace dos milenios Entonces no había ordenador, ni electricidad, ni apenas nada de lo que hoy, “ilustra y también embrutece al pobre mono humano”; pero de lo que no hay duda es que pese a “otras cosas deleznables”, había, Maestros,




Habla un maestro de hace dos milenios

Entonces no había ordenador, ni electricidad, ni apenas nada de lo que hoy, “ilustra y también embrutece al pobre mono humano”; pero de lo que no hay duda es que pese a “otras cosas deleznables”, había, Maestros, que como tales dejaron semilla en su tiempo y en todos los que sigan después, semilla que si bien no fructificó, pero que siempre hay verdaderos discípulos, que continúan sembrando y por ello la semilla no desaparece, aunque no fructifique como debiera y ello es bochornoso. Veamos:

“¿A qué viene esa fiereza y ese orgullo, miserable filósofo? Espera un poco amigo mío, y me verás todavía más orgulloso; espera a que tenga la debida firmeza en las máximas que he aprendido y a cuya aceptación he dado mi absoluto consentimiento; espera, que esto aún no es nada, pues conozco y temo todavía mi debilidad. Pero ya te digo que pronto, cuando esté enteramente seguro y fortificado, entonces será cuando veas todo mi orgullo y toda mi fiereza en su grado máximo. Y es que la estatua no está aún terminada; los dioses no le han dado todavía la última mano. Mas no creas que, una vez acabada, su fiereza será hija de su orgullo. No; será una fiereza de seguridad y confianza en la verdad. ¿Es orgullo lo que observas en la cabeza de Júpiter? No. Es firmeza, es estabilidad, es constancia, es seguridad en su poder; es, en suma, lo que debe brillar en la faz de un dios que te dice: Todo lo que he confirmado por medio de un signo de aprobación, jamás se engañó, fue irrevocable y nunca dejó de suceder. Pues bien: yo trataré de imitar este gran modelo. Me verás fiel, modesto, valeroso e inaccesible a la turbación y a las emociones que causan los accidentes que llaman terribles. –Pero ¿te veré inmortal, exento de vejez y de enfermedades?- No; pero verás que sé morir, y ser viejo, y estar enfermo; verás que sólidos y templados son los nervios de un filósofo. - ¿Y en qué consiste esta solidez y esta templanza? –En no tener jamás deseos frustrados ni temores mal dirigidos; en prevenir todos los males; en arreglar convenientemente todos los movimientos del alma; en que todos los designios sean hijos de prudente y madura reflexión y en que las afirmaciones sean tan sólidas y certeras que jamás vayan seguidas del arrepentimiento.
La primera y más necesaria parte de la filosofía es aquella que trata de la práctica de los preceptos; como, por ejemplo, del que establece que no debemos mentir. La segunda es la que hace las demostraciones; como: por qué no debemos mentir. Y la tercera es la que hace la prueba de estas demostraciones; como: por qué son tales demostraciones y en qué consiste su certeza y verdad, y qué es demostración, consecuencia, oposición, verdad y falsedad. Esta tercera parte es necesaria a la segunda; la segunda a la primera, y esta es la más necesaria de todas y en la que debemos detenernos y fijarnos más. Pero solemos invertir este orden y no acostumbrarnos a pasar de la tercera. De ordinario, ponemos todo nuestro empeño y estudio en la prueba, descuidando en absoluto lo primero, es decir, el uso de la práctica. ¿Qué resulta de ello? Pues que mentimos; pero, eso sí, siempre estamos dispuestos a demostrar que no debemos mentir.
Un discípulo mío, que se sentía inclinado hacia la filosofía cínica, me preguntó un día cómo debía ser el verdadero filósofo de esta secta y que debía hacer para llegar a serlo. –Amigo mío –le contesté-, todo cuanto puedo decirte es: que cualquier hombre que emprenda una cosa tan superior sin que a ello le llamen los dioses, será tan loco como aquel que entrase en una casa extraña sin consentimiento de sus dueños. –Pero –replicó- me avendré a vestirme sin discusión, a vestirme de harapos y a llevar un manto zurcido; dormiré en el suelo, no llevaré nada más que una alforja y un palo y me meteré audazmente con todo el mundo. -¡Ay amigo mío! Si sólo por estas exterioridades juzgas de la filosofía, ¡cuán mal la juzgas! Sabe que el filósofo cínico es un hombre lleno de pudor y que su vida está expuesta de continuo a la vista de los demás, pues nada hace que no sea decente; que los verdaderos cínicos son enviados de los dioses para que reformen a los hombres y para que les enseñen con su ejemplo como desnudos, sin bienes, sin otro techo que el cielo ni más cama que la tierra, se puede vivir feliz; elegidos que tratan a los viciosos, por encumbrados que sean, como esclavos; hombres que maltratados y apaleados, aman y bendicen a quienes los apalean; que miran a todos los demás hombres como si fuesen hijos suyos, que los soportan, juegan con ellos, les amonestan con bondad y ternura, como hacen los padres, como hacen los hermanos y como hacen los ministros de los dioses; hombres, en fin, a quienes y a pesar de su humildísima condición, príncipes y reyes no pueden menos que tratar con respeto. Así y tal como te describo es como Alejandro Magno vio a Diógenes”.

ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ

Lo que antecede es una mínima semblanza de “Las Máximas” de Epicteto; que junto a otros extractos de las obras de Marco Aurelio y Séneca (los tres, sabios estoicos) se encuentran en un libro no muy voluminoso ni alto de precio, titulado “LOS ESTOICOS”; editado en Madrid: “Editorial Nueva Acrópolis”… Y del que poseo más de un ejemplar, puesto que, “donde duerma y desde hace ya muchos años”, “duerme conmigo y muy cerca de mi mano, un ejemplar, el que constantemente leo, puesto que a medida que va pasando el tiempo, su contenido “va creciendo inagotable”; y siempre es un consuelo, compartir las reflexiones de estos sabios, que “viejos como el tiempo, siguen siendo tan jóvenes, como los amaneceres de cada día”; por ello es un consuelo y un alimento inestimable para el alma, y más aún hoy, “con los tiempos que corren y la maldad tan abundante que una vez más, asola al mono humano y su humanidad”: Amén.


Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] (aquí mucho más) y
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

avatar
Antonio García Fuentes
Miembro distinguido
Miembro distinguido

Mensajes : 2965
Reputación : 68
Fecha de inscripción : 08/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Compartir este artículo en : redditgoogle

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.