La Cafeteria & Co
Hola !!! Bienvenidos a "La Cafeteria & Co" un

espacio de

amigos que nos reunimos para opinar, publicar y expresarnos

libremente en un ambiente de respeto y cordialidad.
La ultimas notas en TP
Sondeo

Para que usas internet?

0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
50% 50% [ 1 ]
50% 50% [ 1 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]

Votos Totales : 2


Como regenerar nuestro organismo 5 5 2

Como regenerar nuestro organismo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

11112010

Mensaje 

Como regenerar nuestro organismo




Aunque su partida de nacimiento indique que usted tiene 53, 67 o incluso 80 años, biológicamente algunas partes de su cuerpo en realidad son más jóvenes debido a su capacidad regeneradora. Diversas investigaciones —como la publicada en 2009 por el noruego Per Brandtzaeg— comprueban que varias células del cuerpo se reemplazan todos los días.

¿Sabía que nuestro fémur se renueva tres veces al año, y que el epitelio del aparato digestivo sólo tiene dos semanas en promedio? ¿Sabía que los glóbulos rojos, que llevan oxígeno a todas las células del cuerpo, tienen una vida promedio de 120 días y que las células de la piel tienen una vida útil de menos de dos semanas?

“Los seres humanos somos bio-psico sociales (biológicos, psicológicos y sociales), por lo que nuestra vejez empieza realmente después de los 65 años en términos sociales, después de los 75 en términos biológicos, y en términos psicológicos nos podemos adaptar tanto al social como al biológico”, explica Eduardo Calixto González, jefe del Departamento de Neurobiología de la Dirección de Investigaciones en Neurociencias del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente, de la Secretaría de Salud de México.

Si nuestros cuerpos se regeneran constantemente, esto significa que tenemos la oportunidad de mejorar nuestra salud. A pesar de que nuestras células se regeneran con menor rapidez al envejecer, podemos acelerar notablemente este proceso a través de una alimentación saludable, tomando de dos a tres litros de agua por día, haciendo ejercicio, durmiendo lo suficiente y absteniéndonos de acciones que retrasan la regeneración (consumo de grasas saturadas, azúcar, cigarrillos, alcohol, estrés y disminución de la presencia de antioxidantes en nuestro organismo)

Aprenda a regenerar su cuerpo
Su cuerpo aplica varios métodos de regeneración. Actualmente, los expertos creen que podemos desempeñar un papel muy importante para determinar cuál de estos métodos usa nuestro organismo, los cuales están relacionados con el ejercicio físico y con el proceso aeróbico. Tenga en cuenta que su código genético se está ajustando a la vida moderna, ya que fue diseñado para ayudarnos a sobrevivir a las condiciones que experimentamos hace miles de años. Es decir, si está varios días inactivo, sentado o acostado, su cuerpo dará por hecho que es invierno, época en la que procuramos resguardarnos del frío y mantener el calor. Como consecuencia, nuestros cuerpos entran en un “estado de espera”, con el fin de no quemar tantas calorías. Los huesos pierden densidad y los músculos se debilitan. Del mismo modo, realizar ejercicio todos los días envía el mensaje opuesto a nuestro código genético: necesitamos huesos, músculos y un sistema vascular más fuerte para aportar suficiente oxígeno y nutrientes a nuestro organismo.

El también especialista en Neurofisiología y Fisiología cerebral, Calixto González, explica que el ejercicio físico y mental ayuda a mantener nuestras funciones cerebrales cuando envejecemos. “Si ejercitamos el cerebro frecuentemente, podemos mantenerlo activo y proporcionalmente joven. Aunque seamos personas de 50 o 60 años de edad, podemos tener capacidades como si tuviéramos 20 o 30”, indica. Esto se debe a que el cerebro es un órgano que funciona de acuerdo con su capacidad de estímulo y respuesta. Y si una persona de 60 años lleva a cabo este tipo de ejercicios, va a ser más benéfico para los tres años subsecuentes de su vida, y más aún si lo hace desde una edad temprana. Por otro lado, la actividad aeróbica suave mejora el rendimiento mental “en una relación de uno a diez: por 40 años son cuatro meses de ejercicio, por 60 años son seis meses; aunque en personas con padecimientos como la hipertensión o la diabetes, el tiempo puede ser de un año o más”, afirma.

La buena forma de nuestro cuerpo y mente están estrechamente relacionadas, como lo explica el científico Calixto González. El ejercicio físico estimula un incremento de oxigenación cerebral y la producción de sustancias químicas cerebrales, que a su vez fomentan el crecimiento de células y establecen nuevas redes neuronales. “En personas mayores de 50 años, el ejercicio físico las ayuda mucho a ser menos olvidadizas y a conservar la agudeza mental”, agrega.

También es esencial mantenerse alegre y activo socialmente. Las personas con una vida social activa tienen vidas más largas y saludables, incluso después de un infarto o de padecer cáncer.

Un cuerpo nuevo cada día
En 2009, la revista Science publicó un artículo sobre la técnica que el equipo del investigador Jonas Frisén está utilizando en el Instituto Karolinska, en Estocolmo, Suecia, con el fin de determinar la antigüedad de varias células y tejidos.

Frisén y su equipo descubrieron que algunos tejidos corporales databan de un período anterior al nacimiento, mientras que otros tenían sólo un mes de antigüedad.

El biólogo molecular Miguel Arturo Márquez Gutiérrez, jefe del Departamento Clínico en Genética del Centro Médico Nacional La Raza, del Instituto Mexicano del Seguro Social, indica que “al someter el cuerpo humano en sus niveles atmosféricos al carbono 14, se detectó que las células de la corteza cerebral estaban prácticamente inmóviles desde la organogénesis del sistema nervioso central; todas eran antiguas”.

¿Cuáles son los tejidos más viejos del cuerpo? Según los especialistas, las células del cristalino, la corteza cerebral, las células embrionarias que persisten en todos los tejidos en mayor o menor grado y parte de las células musculares del corazón, son de las más antiguas.

“Cada año se renueva un uno por ciento de las células musculares cardíacas, y si tenemos en cuenta que el 20 por ciento del peso del corazón son células, se puede considerar que parte del corazón es antiguo”, precisa el doctor Márquez Gutiérrez.
Por su parte, las células que sufren mucho daño o estrés, como las dérmicas, las de las paredes del estómago y las de los intestinos, se reemplazan con frecuencia. Las células del hígado, responsables de desintoxicar los alimentos, bebidas y medicamentos que ingerimos —como también lo hacen en menor proporción los riñones—, se reemplazan en promedio una vez por año. Hay otros tejidos, como el hueso del fémur, que cambia de dos a tres veces por año, dependiendo de la edad. “Aquí, el hueso se forma y se reabsorbe constantemente; en el lapso de tres meses podemos cambiar completamente el hueso para tener uno nuevo, porque las células van cambiando”, explica Calixto González.

Si tomamos en cuenta que la capacidad de regeneración que tienen algunos de nuestros epitelios —células de mayor desgaste— es de tan sólo dos semanas, podemos decir que gran parte de nuestra vida permanecemos como adolescentes.

A finales de los noventa se pensaba que no existía ninguna forma de regeneración del corazón, y que el tejido muerto durante un infarto o por cualquier otra causa patológica no podía reponerse bajo ninguna circunstancia. Hoy en día, investigadores como los del Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez, de México, estudian la posibilidad de encontrar un método para generar nuevo tejido muscular cardíaco y así desarrollar un corazón más fuerte para los sobrevivientes de infartos o fallas cardíacas.

“Recientemente iniciamos un protocolo de investigación usando células madre hematopoyéticas, obtenidas del propio paciente, para evaluar su posible eficacia en el tratamiento de infartos antiguos de más de tres meses de evolución”, explica Felipe Alonso Massó Rojas, investigador de la Sección de Biología Celular del Departamento de Fisiología de este Instituto.

No obstante, la mejor noticia llegó en 2000, cuando científicos de los Estados Unidos presentaron nuevos descubrimientos que confirman que unas partes del cerebro pueden desarrollar redes más fuertes y hasta nuevas neuronas. “Esta neurogénesis se da en el hipocampo, en el bulbo olfatorio e incluso en la corteza prefrontal de los humanos”, explica el científico Calixto González.
En resumen: la degeneración no necesariamente es irreversible, y su organismo tiene una excelente capacidad de regeneración. Así que aproveche estos beneficios que le brinda su cuerpo y adopte las siguientes cuatro estrategias para acelerar este proceso regenerativo del cuerpo.

ESTRATEGIA 1
Ejercicio físico.

Una caminata diaria y hacer una o dos sesiones por semana de ejercicios con pesas, de acuerdo con su actividad cardiovascular, beneficiará los siguientes sistemas:

Músculos:

Se recomienda que después de los 70 años realice una caminata de 15 a 20 minutos, y que esta no modifique más del 20 por ciento de su frecuencia cardíaca. En caso de hacer ejercicio con pesas, que estas no superen los 12 kilogramos.

Cerebro:

El ejercicio físico libera factor neurotrófico derivado del cerebro, una sustancia que estimula nuestras células nerviosas. Tenga en cuenta que nuestro estado físico ayuda mucho a nuestro estado intelectual, y los beneficios se notan sobre todo en su memoria inmediata. Para ejercicios mentales, puede hacer sumas o multiplicaciones de cuatro dígitos en su mente.

Corazón:

Un estilo de vida basado en el consumo de grasas y muchas calorías, así como la falta de ejercicio físico, dan como resultado arterias endurecidas y tapadas que parecen ser 40 años más viejas de lo que en realidad son. Al envejecer, nuestros corazones se contraen y bombean la sangre con menor eficacia. El ejercicio ayuda al músculo cardíaco a contraerse con mayor potencia, mantiene flexibles las arterias y retrasa el desarrollo de la arteriosclerosis. El cardiólogo Enrique Dominé, integrante del comité organizador del XXVII Congreso Argentino de Cardiología, señaló que “las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en la Argentina" y recalcó que la probabilidad de morir por patologías cardiológicas es de cuatro a seis veces mayor que fallecer por un cáncer de mama, “enfermedad a la que tanto temen y preocupa a las mujeres”.

Huesos:

Aunque su esqueleto se volverá más liviano con los años, el ejercicio ayuda a la calcificación y, por ende, estimula el crecimiento de los huesos y la densidad ósea. Si no hace ejercicio, su densidad ósea se reducirá dos por ciento cada año, lo que aumenta la probabilidad de sufrir fracturas.

Volver arriba

ESTRATEGIA 2
Duerma bien, elimine el estrés y fortalezca su vida social:

Al dormir liberamos la hormona del crecimiento, y aunque cuando somos adultos ya no crecemos porque osificamos los huesos, esta hormona nos sirve para cicatrizar y seguir intercambiando los epitelios. Por eso, trate de no espaciar mucho sus horas de sueño.

Nuestros cerebros están diseñados para vivir en grupos desde la época prehistórica, y estamos adaptados para procesar nuestro estrés. Cuando tenemos un problema, siempre buscamos comentarlo con otra persona, y ese simple hecho atenúa nuestra angustia. Pero cuando tenemos una situación demandante de atención de más de 20 minutos, nuestro cuerpo libera unas hormonas que nos predisponen a garantizar estrés. Este, mal enfocado, genera angustia, lo cual a la larga nos lleva a la depresión. Por eso, cuando tenga un problema, trate de adaptarlo y relajarse. La gran importancia de la reducción del estrés y de llevar una vida social activa se ilustra en los siguientes ejemplos:

Los sobrevivientes de un infarto reducen al doble la probabilidad de tener un segundo infarto si los cuidan miembros de su familia, en comparación con quienes viven solos.

Las mujeres con familias numerosas y muchos amigos tienen una mayor probabilidad de sobrevivir a los padecimientos cardíacos y al cáncer. “Algunos cánceres, como el de mama, están muy relacionados con el aspecto de la soledad”, explica el neurólogo Eduardo Calixto González, de la Secretaría de Salud de México.

Los pacientes cardíacos pueden reducir notablemente el riesgo de padecer un infarto si disminuyen sus niveles de estrés.

Volver arriba

ESTRATEGIA 3
Cerciórese de que su ingesta sea la correcta.

El cuerpo humano no se puede regenerar adecuadamente si usted come alimentos poco saludables: azúcares refinados, pan blanco, ácidos grasos trans, embutidos y productos muy procesados. Para poder recuperarse necesita muchos antioxidantes (frutas y vegetales verdes), proteínas (después de los 40 años se recomienda comer primero pescado y pollo, y sólo una vez por semana carne roja), vitamina B (frutos secos y rojos: moras, frutillas) y tres litros de agua por día; si le proporciona esto a su cuerpo, no sólo se lo va a agradecer su cerebro, sino también su corazón y sus músculos. Mire este ejemplo:

Cada ración diaria de vegetales reduce un cuatro por ciento (como mínimo) el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, y reduce entre un tres y un cinco por ciento el riesgo de sufrir ataques de apoplejía y enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson.

Comer cinco raciones de frutas y vegetales al día reduce hasta el 39 por ciento el riesgo de padecer diabetes.

Comer una manzana adicional por día reduce un 10 por ciento el riesgo de una muerte prematura.
Si nosotros mantenemos adecuadamente nuestra ingesta de proteínas (cuatro gramos diarios por cada kilogramo de peso) y tomamos en promedio tres litros de agua por día, también veremos beneficios a nivel fisiológico. Debemos tener en cuenta que más de la mitad de nuestro peso corporal (60 por ciento) es agua. La necesitamos para mantenernos vivos y en perfectas condiciones de salud, porque el agua nos ayuda a liberarnos de toxinas, hidratar nuestras neuronas, el corazón, la piel y el cutis.

Volver arriba

ESTRATEGIA 4
Elimine los hábitos que retrasan la regeneración celular.

Fumar, incluyendo la forma pasiva, y consumir alcohol en exceso evitan que su cuerpo se recupere; sin embargo, tan pronto los deja su cuerpo se empieza a restablecer. Ejemplo:

Personas de 40 años en adelante que fuman en promedio un atado de cigarrillos por día, la cantidad de radicales libres (agentes que lesionan su epitelio) disminuye casi a la mitad, y mientras más crónica sea esta adicción, más rápidamente depura el organismo las sustancias tóxicas.
Beber en exceso puede ocasionar en el cerebro el Síndrome de Wernicke- Korsakoff, una alteración en el metabolismo de la vitamina B que produce nerviosismo, irritabilidad y deriva en crisis convulsivas; pero con dos años (como mínimo) de no beber alcohol, hacer una dieta rica en verduras verdes como el brócoli y consumir vitamina B del complejo 1, 6 y 12, los efectos del alcohol se pueden revertir

Maiela Ugarde
RD-Selecciones

-----------------------------------------------------------

Cualquier comentario estaría de mas.............




"Si no puedes abrir tu mente, sería bueno que también cerraras tu boca".

Silu
Miembro distinguido
Miembro distinguido

Mensajes: 1587
Reputación: 520
Fecha de inscripción: 25/01/2010

Volver arriba Ir abajo

- Temas similares
Dividir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

Como regenerar nuestro organismo :: Comentarios

Mensaje el Jue Nov 11, 2010 10:04 pm por MINO

Realmente, esto es muy interesante!!.

Creo que casi todos en este foro tenemos hábitos saludables. El mismo hecho de practicar con la computadora, pensar , opinar y debatir ya es altamente positivo para nuestras neuronas, así como la amistad y el buen humor que desplegamos siempre que podemos.

Igualmente algunos consejos sobre el ejercicio y la ingesta cnunca están de más.
¡Excelente informe!


Volver arriba Ir abajo

Mensaje el Vie Nov 12, 2010 2:40 pm por Cris

Excelente informe Silu!!!
Felicitaciones por postear el mismo!
Se agradece, muchos hacemos lo descripto, equilibrar los alimentos, tratar de evitar la vida sedentaria, compartir con amigos y familiares.
Lo mío de que me iba a beber una taza de café con azúcar fue un chiste, bebo, lo poco que tomo de café con edulcorante y de a poco, también voy dejando éste, y tratando de recuperar los sabores naturales de las cosas!
Y no me olvido del sentido de las caminatas que me indicaste una vez y el tipo de respiración!

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.