La Cafeteria & Co
Hola !!! Bienvenidos a "La Cafeteria & Co" un

espacio de

amigos que nos reunimos para opinar, publicar y expresarnos

libremente en un ambiente de respeto y cordialidad.
La ultimas notas en TP
Sondeo

Para que usas internet?

0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
50% 50% [ 1 ]
50% 50% [ 1 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]

Votos Totales : 2

Palabras claves

intoxicados  


Amanece en Roma Veintiocho de Junio: Amanece en Roma un día espléndido de sol, a las siete y treinta me levanto con cierta pereza o desgana, "me encuentro hecho pedazos", no recuerdo haber estado nunca tan cansado como ahora mismo me encuent

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

12082017

Mensaje 

Amanece en Roma Veintiocho de Junio: Amanece en Roma un día espléndido de sol, a las siete y treinta me levanto con cierta pereza o desgana, "me encuentro hecho pedazos", no recuerdo haber estado nunca tan cansado como ahora mismo me encuent




Amanece en Roma

Veintiocho de Junio: Amanece en Roma un día espléndido de sol, a las siete y treinta me levanto con cierta pereza o desgana, "me encuentro hecho pedazos", no recuerdo haber estado nunca tan cansado como ahora mismo me encuentro al levantarme de una cama donde se supone..."he descansado ocho horas...¿-?".- Lo primero que hago es meterme bajo la ducha y al recibir la caricia del agua fría me empiezo a recuperar, después termino el aseo y afeitado y tras todo ello, me encuentro con ánimos y me siento a tomar y ampliar mis notas de viaje.
A las nueve iniciamos la visita de esta mañana a Roma, al hotel ha venido a recogernos una "ya vieja guía", la que nos acompañará en nuestro autocar y cuyo nombre es el de "Alda", la que no obstante su edad (seguro que está ya más cerca de los ochenta que de los setenta) se muestra enérgica, fuerte y activa en un grado muy notable y además es poseedora de potente y ronca voz; con ella marchamos seguidamente a visitar los Museos Vaticanos y la Plaza y Basílica de San Pedro, o sea lo que se puede visitar de ese minúsculo (pero potente) Estado Soberano cual es "El Vaticano, sede del máximo responsable y representante sumo de aquel que dijo clara y taxativamente que su reino no era de este mundo"...?

Mientras efectuamos el recorrido urbano Alda nos va diciendo cosas de Roma, algunas de las cuales contaré (reflejar todo no sería posible) por cuanto creo son de cierto interés; entre ellas que el río "Tévere" (Tíber, para nosotros) cuenta con veinticuatro puentes dentro de la ciudad romana, algunos de ellos bellísimos y adornados con profusión de obras escultóricas como luego veremos y de los que cuatro y que aún se encuentran en perfectas condiciones de uso, son de la época del Imperio Romano, por lo que cuentan con la venerable edad de "dos milenios", dato muy a tener en cuenta hoy cuando "tantas construcciones se les caen a los modernos arquitectos".
Como pasamos bordeando los famosos jardines de "Villa Borghese", Alda nos dice que este es un gran parque cuya extensión es de nueve kilómetros cuadrados y en el que abundan los árboles formando bosque y donde existen ejemplares centenarios; existen jardines, un hermoso lago y diferentes edificaciones y todo ello es de disfrute público, debiendo significar que toda esta extensión se encuentra dentro de la ciudad de Roma y su origen es el siguiente.
Estos jardines fueron mandados construir por un cardenal miembro de la familia "Borghese" (Scipione Borghese) el que hizo transformar estos terrenos (antes plantados de viñedos) en lo que hoy es la más grande zona ajardinada de toda Roma y en la que igualmente se hizo construir un palacio que sirviera como asiento a un museo que también existe hoy (junto con otros) y que contiene una colección de obras excepcionales de artistas cuya enumeración sería larguísima.- Todas estas propiedades y tras varios siglos de ser propiedad de esta famosa familia de "príncipes romanos", fueron adquiridas por el Estado y cedidas a la ciudad de Roma en 1.902, por ello hoy no solo las disfrutan los romanos, si no que igualmente las podemos disfrutar los viajeros que llegamos a esta vieja metrópoli cuna de civilizaciones y que aún hoy..."nos alumbran".- Debo significar que Roma se encuentra muy ajardinada y que es una constante ese ajardinamiento y arbolado de calles, lo que dice bien a las claras el sentimiento y amor a la jardinería, de regidores y habitantes de esta urbe, la que ha conservado mucho del legado de épocas pasadas, cosa que otras ciudades han mancillado y han edificado moles de cemento en lo que antes fueran lugares públicos y dedicados al esparcimiento de la ciudadanía, la que indefensa -como siempre- ha visto y sufrido el expolio irrecuperable a que ha sido sometida por los "buitres de siempre".
En el recorrido igualmente observo la gran profusión que en esta ciudad existe de, pinos...grandes e incluso gigantescos pinos, muchos de ellos piñoneros y que esparcen abundantes y grandes piñones por las aceras y calles romanas, cosa esta que se aprecia a poco que uno se fije en ello... es -repito- una constante la presencia de esta conífera en casi todos los lugares de Roma a la que "dan sombra" y una estampa peculiar... y al escribir este párrafo ya en el recogimiento de mi despacho en casa, recuerdo una famosa composición de música clásica o selecta y cuyo título es precisamente..."Los Pinos de Roma", la que busco entre mis muchos discos de música y pongo en el "tocadiscos" y de nuevo oigo con deleite mientras escribo ..."recordando con la imaginación y la mente, esos pinos de Roma y que el compositor recoge (en su sinfonía) de los lugares siguientes..."Pinos de la Villa Borghese, pinos junto a una catacumba, pinos del Janículo y pinos de la Vía Appia"(1).
Y por fin llegamos a la entrada de los "Museos Vaticanos" y donde nos encontramos un verdadero "río de gentes procedentes de todas las latitudes del mundo" (incluso hay muchos africanos, asiáticos y algunos de Oceanía) y los que van formando largas y compactas colas conducidos por sus correspondientes "guías", los que los van conduciendo hacia la entrada de esta maravilla de tesoros de valor incalculable, ya que estos museos son múltiples y de diferentes estilos o culturas, los que aquí están representados muy ampliamente y gracias al celo de "Papas y Cardenales", demostrado a lo largo de muchos siglos en que éstos, fueron los verdaderos señores dueños de Roma y gran parte del territorio que hoy conocemos como Italia.
Los "Museos Vaticanos" se deben principalmente a la iniciativa de aquel "Papa-general-conquistador, mecenas y constructor famoso", al que se conoce como Julio II", quien reunió gran cantidad de esculturas clásicas y que fueron el inicio de todo este emporio que hoy comprende "docenas" de museos diferentes y todos ellos bajo la custodia de "las murallas vaticanas".
Ya en la entrada e instalados en el amplio y hermoso Hall, donde lo primero que me sorprende es la gran escalera o rampa "helicoidal", que lleva a los distintos pisos y que hoy no se emplea casi, puesto que los grupos entramos en amplísimos ascensores que nos elevan hasta la verdadera entrada de los museos... pero qué duda cabe que este hall, su decoración y la "doble escalera en espiral" que se encuentra en frente de la entrada, ya son un preludio de cuanto allí vamos a tratar de ver en un escasísimo espacio de tiempo de esta mañana y lo que trataré de resumir de la mejor forma que para mí sea posible.
Como dato informativo diré que la entrada cuesta unas mil pesetas, al cambio actual de la moneda, por tanto hay que reconocer que la entrada para ver todos estos tesoros, es sumamente económica, por lo que hay que reconocer igualmente que la Iglesia Católica y Apostólica Romana, se muestra muy generosa en mostrar todo este inmenso tesoro, cuya custodia y cuidos debe costarle cantidades muy importantes y que desconozco.
Entramos y ya dentro y "a cierta velocidad", Alda nos va explicando lo que vamos pudiendo ver, pues la profusión de trabajos artísticos y grandes obras es enormemente abundante, tan es así que llega un momento en que te encuentras..."embriagado de arte y penetra en ti una especie de borrachera nunca antes experimentada por mí", puesto que a la velocidad que te obliga la guía y las circunstancias, para ver todo aquel conglomerado de arte, produce esa especie de vértigo o ansia de "verlo todo", puesto que hay que insistir en ello, aquel es un arte hermosísimo y de todas las épocas conocidas de la historia del hombre en esta Tierra y el que se encuentra perfectamente instalado en "docenas" (si son docenas) de museos, todo lo cual forma un grandioso conjunto de obras, las que para verlas con un mínimo de detalle o deleite, habría que instalarse en Roma durante varios meses e ir todos los días a los denominados "Museos Vaticanos", e ir debidamente documentado con catálogos y guía experto para con todo ello disfrutar de cuanto allí existe hoy..."Imposible describir todo esto de otra forma y por ello omito decir nada más"...me limitaré a decir que dentro de estos museos vamos o andamos entre "un río de gentes" y en una especie de "babel" donde desde los silenciosos japoneses, pasando por los más ruidosos latinos y llegando al gutural, fuerte y molesto grito continuo que va dando "a su rebaño" un guía "teutón", allí no puedes gozar de un mínimo sosiego y por ello pienso sinceramente que lo mejor es ir allí solo y acompañado de un buen catálogo y mediante un auto-control lograr esa concentración individual y muy necesaria para el esfuerzo o trabajo de admirar y entonces, solo entonces... entrar aquí e..."ir viendo, admirando e interpretando por sí mismo, todo cuanto de bello y difícil ha realizado el hombre en todo el arte que aquí se muestra y que va desde obras que fueron realizadas en el viejo Imperio Egipcio, hasta los tiempos modernos...aquí hay de todo o casi de todo lo que el hombre ha pintado, fundido, esculpido, tallado, tejido o realizado con sus manos de artista inimitables individualmente, pues ello es lo curioso, o sea..."que el hombre/mujer dejan su marca individual en todo cuanto realizan y realizarán en el futuro, pese a quien pese y pase lo que pase, puesto que el ser humano es sobre todo...uno...uno solo siempre" y de ahí todos los grandes y continuos fracasos por masificar al que ante todo y sobre todo es..."un individuo".

(1) LOS PINOS DE ROMA: Poema sinfónico, escrito hacia 1.924 por el compositor "Ottorino Respighi"(Bolonia 9-7-1879 Roma 18-4-1936), el que llegó a ser discípulo de Rimsky-Korsakoff en San Petersburgo, director del Conservatorio de Santa Cecilia en Roma y "Accademico d'Italia".

(1994)
Publicado el 12 de Agosto del 2017

Antonio García Fuentes
(Escritor)
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Antonio García Fuentes
Miembro distinguido
Miembro distinguido

Mensajes : 1987
Reputación : 67
Fecha de inscripción : 08/11/2010

Volver arriba Ir abajo

- Temas similares
Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.